×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
01 Octubre 2017 03:00:00
Mexicanos al grito de… esperanza
AMIGOS QUERIDOS: sin duda, para todos o la mayoría de los mexicanos, estos días han sido realmente difíciles y muy dolorosos en muchos aspectos, desde la pérdida de un ser amado, la desaparición de otros, sin un techo donde vivir, pues de un momento a otro para muchos todo se vino abajo.

Nuevamente, y después de 32 años, el 19 de septiembre vuelve a temblar, no sólo en la Ciudad de México sino ahora en varios estados de la República Mexicana, está de no creerse.

Estamos en esa negación de lo que está sucediendo en nuestra amada tierra, esta tierra bendita que nos vio nacer, ¡cuánto dolor Dios mío!

Llueve sobre mojado en nuestro México querido, sin embargo, “hoy nuestra bella y amada gente, nuestros hermanos, han caído en desgracia y muchas personas de almas grandes y nobles, hemos puesto nuestro amor como un grano de arena para hacer menos difícil esta etapa tan triste para muchos hermanos.

Estoy orgullosa de ser mexicana, de ver cómo mi pueblo se une para ayudar, cómo una señora viene descalza, sin tener un par de zapatos, pero con una bolsa llena de víveres, que seguramente eran todo lo que tenía y así muchas personas.

Cada uno ayudando de la manera que puede, gestionando, llevando los víveres a las poblaciones, “tramitando permisos”, ¿qué ridículo se escucha no creen?

Pedir permiso para poder llevar una ayuda personal a otro que lo necesita, y urgentemente.

Creo que estoy un poco enojada, debo reconocerlo, otros amigos o desconocidos arriesgando su vida y seguridad para poder hacer llegar los tráileres llenos de ese amor que trae cada cobija, cada botella de agua, pañales , comida, medicinas, colchonetas, productos de higiene personal, alimentos, palas, picos, linternas, botas.

Perros que buscan a sus amos, rescatistas, voluntarios, personas de otros países, todos al llamado del grito desgarrador de madres y padres implorando rescaten a sus hijos que yacen bajo los escombros, ¡Dios santo!

Cuánto dolor nuevamente, sin embargo, también veo conmovida como aún hay más amor que belleza, aún hay esperanza, los mexicanos estamos despertado de un letargo, de un sueño que nos mantenía flotando en el limbo.

Ahora no podrán con nosotros, ya no somos los mismos, el dolor nos ha unido, ya no tenemos miedo de hablar y denunciar las atrocidades que se están cometiendo, cómo es posible que no dejen llegar los víveres a quienes les urge.

Que estén manipulado todo para beneficio de los poderosos es indignante y no tiene nombre lo que hacen; los videos son reales, de personas sencillas que sólo quieren ayudar al necesitado y en desgracia.

Ahora, se tuvo que poner en marcha un operativo para escoltar los tráileres que llevan bendiciones a nuestros hermanos, un grupo de civiles con alma noble y desinteresada, solo es el llamado de Dios en nuestra almas de Saltillo a Morelos, y demás lugares.

El sismo no sólo fue telúrico y cimbró la tierra mexicana, sino cimbró las almas y las conciencias, los corazones y las almas; despertamos los mexicanos al grito de esperanza… les comparto algunas frases de amigos de las zonas afectadas:

“Sentí un vuelco en mi corazón”. Marco Zamudio, pintor. México. (amigo)

“Es un grito de tu ser el que te da el vivir para dar y el ver que la meta de llevar a la gente más necesitada en estos momentos es una gran alegría en el alma, y saber que Dios nos dio la oportunidad de estar aquí para poder servir a tu prójimo”. Antonio González, residente de Jojutla, Morelos. ( primo)

“ Vero , mis nietos viven en Xochitepec, hay desabasto de agua, leche, pan, su mamá está desesperada; la carretera se cayó, está a 2 horas de Jojutla, no alcanza a llegar la ayuda, por favor, solicita ayuda para allá. Abuelita Lupita. (amiga)

“Desperté mareada y caigo de la cama, escuchaba una vocecita que me decía ‘despierta a todos”; el olor era a azufre muy fuerte”. Erika, (amiga)

“Todo temblaba y los muebles se movían de un lado a otro sin poder hacer nada, muy asustados, agradecidos por encontramos bien junto con la familia, gracias por el apoyo espiritual, sobrina, que en estos momentos es alimento para el alma”. Milo Marroquín (tío)

“He visto una vez más la solidaridad del pueblo mexicano, de los jóvenes y la compasión por los que perdieron todo, inclusive la vida. Hemos visto cómo después de 1985 cambió la regulación supuestamente para las construcciones, que muchas fueron hechas ahorrando al máximo los materiales, desde luego, que no en todos los casos los derrumbes de edificios se han debido solamente a eso, pero increíble que la ambición materialista empuje a muchas constructoras a hacer en general el gran negocio, con materiales de pésima calidad. Esta terrible tragedia, como todos sabemos, también deber ser un parteaguas para un cambio de conciencia”. Rafael Negrete, cantante, (amigo)

Mexicanos al grito de esperanza… que este sismo telúrico haya valido la pena para ese despertar de almas y conciencias, para amar intensamente a nuestro mundo y hermanos; somos unidad, todos somos uno en Dios, o como cada uno lo conciba. Si pudiéramos entender que nos creó el mismo Padre, con el mismo amor, y que regresaremos a ÉL donde empezó la vida… venimos a amar y a ser amados en igualdad.

Un abrazo fraterno especialmente para todos los que perdieron un ser querido y su patrimonio de toda una vida, Dios proveerá. Amén. Su amiga y terapeuta, Verónica. Hasta la próxima, bendiciones.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2