×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
23 Septiembre 2018 04:01:00
¿México en bancarrota?
En fechas recientes Andrés Manuel López Obrador causó un gran revuelo al declarar que, según él, estamos en bancarrota. Si bien después matizó sus palabras, es necesario precisar que México, de ninguna manera, se encuentra en bancarrota. Para que un país se ubique en dicho supuesto es necesario que se presenten los siguientes elementos, de manera individual o conjunta:

1. Insolvencia. Es decir, que un país tenga una cantidad de deuda de corto plazo tan abultada que le resulte imposible poder cumplir con sus obligaciones y, además, no tenga con qué pagar, ni vendiendo activos. En esa situación de insolvencia el país puede declararse en quiebra (no tiene con qué pagar) o en moratoria (tiene con qué pagar pero necesita un plazo de tiempo para hacerlo). México jamás se ha declarado en quiebra, aunque sí ha solicitado moratorias.

2. Una guerra o un estado de emergencia nacional y por lo tanto, una crisis política o de seguridad nacional en donde un país no puede cubrir sus obligaciones financieras por razones de Estado, ya sea porque el Gobierno se termina y las nuevas autoridades declaran la quiebra nacional, o bien porque el Gobierno esté intervenido por un país extranjero y por lo tanto sus activos se vuelven tan riesgosos, que no cubren las deudas o las obligaciones del país con los inversionistas. Estos pueden declarar al país en quiebra ante la posibilidad de no poder cobrar.

3. Crisis de balanza de pagos. La balanza de pagos es el estado contable de un país que mide todas las entradas de dinero, a las cuales se restan todas sus salidas. En este supuesto, un país puede tener un problema serio de tipo económico que le impida, por ejemplo, exportar (por ejemplo un problema político que afectó la planta productiva, un desastre natural que acabó con una industria, etc.) y entonces deja de recibir capitales. De este modo, si tuviera obligaciones de deuda o comerciales en divisas y no puede pagar, podría declararse en bancarrota.

Derivado de lo anterior, se pueden señalar las razones por las cuales nuestro país no se encuentra en bancarrota, entre ellas:

a) Existe una abultada deuda del Gobierno, pero esta deuda no se encuentra toda a corto plazo, por lo que no hay un problema de liquidez (es decir, México puede pagar sin problemas la deuda del sector público y privado). Así que el país no presenta un problema de insolvencia.

b) El Banco de México tiene un monto de reservas internacionales muy elevado que le permiten al Gobierno enfrentar cualquier crisis de deuda que pudiera darse, incluso si subieran las tasas internacionales. No tenemos el caso de cuando concluyó el sexenio de Salinas de Gortari, que dejó el país con 150 mil millones de dólares de deudas de corto plazo y reservas de menos de 10 mil millones.

c) A diferencia de otras crisis, México es una potencia exportadora, con lo cual se genera un flujo de divisas muy elevado, de modo que el país cuenta con suficiente margen de maniobra para enfrentar un problema de balanza de pagos.

d) En México no tenemos un golpe de Estado, no estamos en guerra ni hay una revuelta popular o un desastre natural de grandes proporciones que tenga paralizado al país para no poder pagar.

e) México tiene una calificación crediticia de Grado de Inversión, esto significa que estamos en el 10% más alto de calificación internacional entre las agencias calificadoras. Por tal razón el país tiene capacidad de refinanciar su deuda sin problemas.

f) México no ha usado sus líneas de crédito en el Banco Mundial ni en el Fondo Monetario Internacional. Estas líneas son casi equivalentes a todas las reservas del país y están totalmente disponibles, de modo que el país podría casi duplicar la capacidad de pago de manera inmediata.

g) Finalmente, México no está en una recesión o una crisis económica. El país está creciendo (moderadamente, pero crece), con una tasa de desempleo adecuada, alta inflación (pero controlada) y con bastante estabilidad monetaria. No hay nada que indique que vamos a tener una crisis económica que nos lleve a la moratoria o, peor aún, a la quiebra.

En resumen, Andrés Manuel López Obrador ha hecho declaraciones que son sumamente dañinas para el país. Cabe recordar que la confianza de los inversionistas se construye en años y se acaba en un segundo. A ello se suma que Donald Trump está afectando seriamente a la economía mundial, por lo que las palabras del presidente electo crean incertidumbre en donde no la hay.

En México, según datos del Coneval, 53 millones de personas viven en la pobreza, de los cuales 9 millones se ubican en la pobreza extrema. Es indispensable que todos los partidos políticos unamos esfuerzos para erradicar el lastre que significa que 1 de cada 2 mexicanos no pueda vivir de manera digna.

Nos leemos la próxima semana.
¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2