×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
25 Septiembre 2017 04:00:00
México está de pie
En la colaboración anterior titulé mi columna México Solidario cuando hablé del temblor del 7 de septiembre que se registró en la Ciudad de México y en los estados de Oaxaca y de Chiapas. Hoy de nueva cuenta lo abordo, porque lamentablemente nuestro país sufrió un terremoto justo cuando se cumplían 32 años de aquel trágico sismo de 1985. El fenómeno afectó la capital del país y a entidades como Morelos, Puebla, Oaxaca y Guerrero.

El 19 de septiembre los mexicanos vivimos un día de dolor, tristeza, estupor (no podíamos creer en la coincidencia de la tragedia), angustia porque se interrumpieron las comunicaciones de telefonía celular por algún periodo y no se podía establecer contacto con familiares y amigos que viven o estaban en la Ciudad de México. Fueron horas de zozobra, horror e incertidumbre.

Como aquel 1985, ese día también emergió el espíritu solidario de los mexicanos. Tan pronto se asimiló el impacto del desastre, la gente se dispuso a ayudar a quienes estaban en una situación de emergencia, ya sea atrapados, en crisis de histeria o que buscaban a sus seres queridos sin ser contactados. Muchos otros se aprestaron a tomar palas, picos, carretillas o con sus propias manos, para comenzar el retiro inmediato de toneladas de escombro.

Hombres y mujeres, hombro con hombro, en mano cadena o en un esfuerzo individual, apoyando en esas agotadoras maniobras, enteros, fuertes, brindando lo mejor de ellos para ayudar al prójimo. El México de pie, el que cae y se levanta. La nación que no se da por vencida: el México solidario.

Vimos escenas conmovedoras de cientos de ciudadanos cooperando en diversas tareas: en el retiro de escombro, llevando comida y agua a los rescatistas, haciéndola de tránsitos para agilizar el flujo vehicular, ayudando a los heridos, en fin, fuimos testigos del gran corazón de los mexicanos. Ayudar, colaborar, disponibilidad, cooperar, sumarse es el común denominador de lo que nuestro país es capaz en una tragedia de esta magnitud. Es el corazón de un pueblo noble, de una gran nación.

Gobierno e instituciones y ciudadanos, todos trabajando por nuestros hermanos en desgracia, por nuestra querida patria. La tragedia refleja el poder, el valor civil y el ejemplo de los mexicanos. Unidos podremos salir adelante una vez más. Fuerza México.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2