×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 aleman2@prodigy.net.mx

" Comentar Imprimir
09 Febrero 2017 04:00:00
¡Miente Moreno Valle!: las pruebas
En el itinerario Político del 1 de febrero dijimos que la deuda que dejó el Gobierno de Rafael Moreno Valle era de 76 mil millones de pesos; el doble de la deuda de Coahuila, que costó la cabeza a Humberto Moreira.

El mandatario poblano hipotecó Puebla por 50 años, mediante ingeniería financiera engañosa. En respuesta, la oficina del exmandatario envió una larga carta en la que dice que todo es mentira.

A continuación, pruebas de que Moreno Valle miente.

Dice en su carta: “El columnista habla de una supuesta deuda estatal por 76 mil millones de pesos, pero en ningún momento cita la fuente ni sustenta la cifra. La aseveración es completamente FALSA. El Gobierno del Estado no tiene deuda, ni pasivos por ese monto.

De acuerdo con el capítulo XII (pág.217) del libro La Democradura en Tiempos de Moreno Valle, de Humberto Sotelo, Eudoxio Morales y Norberto Amaya, el Mandatario escondió, usando como escudo, la Ley de Proyectos para la prestación de Servicios, conocida también como la “Ley de los PPS”, con lo cual argumenta “que los PPS no son deuda”.

Los autores señalan que “la deuda total del estado es de 76 mil 590 millones de pesos con 98 centavos”. Y se conforma “de la suma de la deuda reconocida por la SHCP, la deuda contingente avalada por el Gobierno del Estado –3 obras bajo concepto PPS–, La deuda contingente no avalada –5 obras bajo el esquema PPS– y la deuda contingente no avalada por el Gobierno del Estado de Puebla”.

Sostienen los autores –periodistas economistas–, que todo gasto público que se hace con “pasivos” es deuda pública porque se utiliza con dinero público, aunque sean “pasivos de largo plazo” y no tiene por qué esconderse a través de “fideicomisos privados”, cuando todo se está haciendo con impuestos.

Y explican que todo pasivo, llámese como se llame, es deuda pública y la Auditoría Superior de la Federación pone a Puebla en primer lugar entre las entidades que más deuda oculta tiene: las consultorías y calificadoras de riesgo y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias hablan de una deuda de más de 47 mil millones de pesos -sin intereses- que tiene el fideicomiso 144 escondidos y que maneja la empresa Evercore (Evercore Casa de Bolsa, 2016).

Además, según el diario El Financiero –del 10 de enero de 2017–, Moreno Valle enfrenta señalamientos sobre presuntos actos de corrupción o anomalías en el manejo de recursos públicos en la entidad, que lo han llevado a incrementar el monto de deuda pública en 76 mil millones de pesos.

Dice que el exgobernador de Puebla “usó sus atribuciones como mandatario estatal a fin de presentar al Congreso local modificaciones de ley en materia de deuda pública”, a través de la cuales se estableció en 2012 que “no constituyen deuda pública los proyectos de inversión para la prestación de servicios de largo plazo o los proyectos o contratos relacionados con obra pública o bienes”.

En noviembre de 2012 la Secretaría de Finanzas del Estado suscribió el Fideicomiso 144, al que llegan los recursos públicos destinados a pagar “todo tipo de obligaciones que contraiga el Estado”.

Según el exgoberandor de Puebla, “las últimas cifras oficiales de la SHCP disponibles al mes de septiembre de 2016, la deuda total del Estado, heredada por la administración estatal 2005 – 20011, es de $ 8 mil 363 mdp. Al cierre de la gestión de Moreno Valle el saldo de la misma incluso se redujo a $ 8 mil 222 millones de pesos.

Sin embargo, los autores de La Democradura en Tiempos de Moreno Valle dicen que el Mandatario poblano “siempre ha presumido una cifra de 8 mil 474.61 millones de pesos de deuda oficial, donde sólo ha amortizado en seis años de Gobierno, 750 millones de pesos, a pesar de que el Congreso del Estado autorizó –según la Ley de Egresos–, 2 mil 106 millones de pesos, para el pago de amortización de la deuda, en los seis años” de Moreno Valle.

El engaño está en una reforma a la Ley de Deuda pública, que permitió a Moreno Valle asumir pasivos para la construcción de obra y, gracias al cambio legal, dejaron de llamarse “deuda” para convertirse en “proyectos de prestación de servicios”; por lo que ahora los impuestos que pagan los empresarios poblanos, por el impuesto estatal sobre nómina, ya no se van a la Tesorería del Estado; ahora se van directamente al fideicomiso de Evercore, que a su vez, debe pagar deudas dejadas por la construcción de diferentes obras construidas con los PPS.

Un ejemplo de las anomalías y ocultamientos de información –según El Financiero–, es el Museo Barroco, obra construida bajo el esquema PPS y que en diciembre de 2015 fue valuado en 7 mil 280 millones de pesos, pero se pagarán por 23 años a una tasa anual de 9.63%, lo que hará que el costo real ascienda a 18 mil millones de pesos.

Si aún lo dudan, en http://www.laotraopinion.com.mx encontrarán el comparativo completo, que muestra las mentiras de Moreno Valle.

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add