×
Norma Alvarado
Norma Alvarado
ver +
Lic. Norma V. Alvarado Martínez / [email protected] / Twitter: @NORMAVALVARADO / Facebook: Norma Alvarado. / Estudio Ciencias de la Comunicacion, es catedratica en la Universidad Autonoma del Noreste y en la Universidad Vizcaya de las Americas.

" Comentar Imprimir
06 Agosto 2017 04:00:00
¡Miénteme pinocho!
“Mentiras, tú me enamoraste a base de mentiras, tú me alimentaste siempre de mentiras…reza una canción que hiciera famosa Lupita Dalesio, hace muy poquitos años, apenas en 1983... (risas).

Las mentiras han sido y serán tema de hermosas melodías como:
- Green Day - One of My Lies
- Fleetwood Mac - Little Lies
- Red Hot Chilli Peppers - I Could Have Lied
- Black Eyed Pies - Don’t lie
- Queen - Liar
- Tom Waits - Lie To Me
- Shakira - Hips Don’t Lie
- The Smiths - Miserable Lies
- 30 Seconds to Mars - Beautiful Lie
- Eminem and Rihanna - Love the Way You Lie
- The Fratellis - Tell Me a Lie
- The Beautiful South - Liar’s Bar
El caso es que: ¿Por qué mentimos? “Mentir es una actividad que ocurre en forma constante en nuestro contexto social. La mentira está entre los cánones morales como un acto prohibido que, en algunos casos debe castigarse. Sin embargo, la mentira tiene un papel importante como modulador de interacciones sociales en la medida en que forma parte de la cotidianidad de comportarse para establecer y mantener relaciones sociales” (Estrada, 2004; Martínez, 2005).

Según la Real Academia de la Lengua, mentir es la expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa. Sus sinónimos: Engañar, falsificar, fingir, calumniar, inventar, enredar. Según San Agustín, la mentira cuenta con dos elementos esenciales: La intención y la conciencia. Una persona “tiene la intención” porque busca ciertos resultados y “es consciente” pues sabe que está realizando cierto acto. Sería la diferencia entre error y mentira. El error NO lleva intención, la mentira SÍ.

Se me viene a la mente algo muy común que pasa en nuestra sociedad: La automentira, por ejemplo, cuando una mujer es golpeada por su pareja “se miente a sí misma” creyendo que lo hace porque la quiere y por eso acepta ese trato. O las parejas que viven juntas “como matrimonio” porque al divorciarse “no serían aceptados” en su círculo de amigos. (Sin saber que, quizá, el 80% de las parejas con las que conviven se encuentran en la misma situación: Mienten para pertenecer).

En ocasiones, la mentira es mejor aceptada que la verdad. Cuando nos dicen la verdad, nos enojamos, no hacemos caso, dejamos de hablarle a la persona, etc. Lo típico, cuando candorosamente le dices a alguien: ¡Estás muy gorda! ¡Acabose total! ¡Te sacara la vuelta la próxima vez que te vea! Moraleja: Calladita te ves más bonita. O el hombre o mujer, que no acepta su sexualidad y engaña a todos los que lo rodean.

Hace unos días que salude a un amigo, le pregunté por otro amigo y me dice - pues tiene un niño como de más o menos 3 años y todavía no habla ni dice una palabra. Enfatiza: ¡Algo anda mal con él! Me di cuenta porque tengo una nieta de 2 años y es una perica. Pero, Norma, no tengo el valor de decirle, porque tengo miedo de que se vaya a enojar. Le contesté –Pues haces bien, porque es muy inteligente y no creo que no se haya dado cuenta- ¡Vive su propia mentira!
Pasan un comercial en TV, anunciando un producto para adelgazar. Sale una chica sentada con pancita y dice no estoy gorda, estoy mal sentada… otra que dice –no estoy gorda… estoy ancha de cadera, etc. (Risa) ¡Nos engañamos siempre! Cuidado con las ilusiones, nos harán felices por poco tiempo, pues la verdad tarde o temprano saldrá a flote. ¡Te deseo lo mejor para hoy domingo, abrazote de oso!

¡Miénteme pinocho!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2