×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
20 Octubre 2018 04:00:00
Mientras dormías
Sandra Bullock fue mi actriz favorita de “Mientras Dormías” a “Miss Simpatía I”. En la primera, es una chica clasemediera enamorada de un pasajero quien a diario toma el tren en la estación donde ella expende boletos y se accidenta en las vías, suceso tras el que ella genera una confusión al pensar en voz alta, “nos íbamos a casar”. El enredo y el esclarecimiento suceden mientras el galán permanecía sin sentido, es decir, casi toda la película, tal como pasa a muchas esposas en el guión doméstico cotidiano.

Algunas mujeres empoderadas se arman con valor extremo y deciden, un día a la semana, por la mañana, al marchar los hijos a la escuela, dejar esa pesada tarea al marido. Que ellos despierten a los niños o adolescentes a tiempo y los entreguen, en horario correcto, en la escuela; todo eso son capaces las damas valientes de cederles a los hombres con tal de refirmar la igualdad de género.

La intención es permanecer impasibles en cama, haciéndose las dormidas, pues es su mañana libre; sin embargo, hay un despertador a volumen bajo por si el usado por el consorte no funciona. El lonche quedó preparado desde la noche anterior, pero el oído se agudiza desde la recamara para asegurarse de cómo crujió la bolsa del alimento al ser depositada dentro de la mochila; peor nada más, pues el resto del trabajo le toca al señor.

Como sea, es importante corroborar el uniforme correcto, si los chicos llevan suéter y pusieron el libro tocante, la tarea correcta y el frasco con aceite para la clase de Química. Por lo demás, están dispuestas a dejar caer sobre la espalda del esposo la responsabilidad que resta: despertar a los hijos y llevarlos a la escuela.

De todos modos, haciéndose con una modorrez fingida, esas madres liberadas exigen una visita de despedida hasta la cama. Quienes están por irse –incluido el marido- desfilan ante ellas para escuchar las recomendaciones consabidas y responder un exhaustivo interrogatorio sobre la ropa interior, el examen por venir y el calificar los fluidos nasales de todos y su estatus. Cuanto falte, le toca al hombre: Despertarlos y llevarlos a la escuela.

El resto de la semana, la mujer se levanta disparada y hace todo lo anteriormente descrito pero en primera persona. El esposo, mientras tanto, duerme sin saber cuántas historias corren cerca de él.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2