×
Guadalupe Loaeza
Guadalupe Loaeza
ver +

" Comentar Imprimir
10 Octubre 2017 04:00:00
Migajas del PAN
El PAN está hecho migajas: intrigas, golpes bajos, rencores, odios, resentimientos, corrupción, división, fake news, expulsiones y renuncias. ¿Qué pasa con Acción Nacional que ayudara a fundar mi señor padre, junto con Manuel Gómez Morín y otros distinguidos personajes en 1939? Desde entonces ha pasado mucha agua bajo el puente. Dos sexenios presidenciales desperdiciados, las complicidades del PRIAN, gobernadores corruptos, la posibilidad de unirse en el Frente Ciudadano, es decir la alianza PAN-PRD-MC, y ahora la salida, después de 33 años de militancia, de Margarita Zavala como candidata independiente.

Otro de los aspectos del partido de derecha que siempre me han llamado la atención es su relación con sus militantes mujeres. Entre más empoderadas lleguen a ser, menos apoyo tienen de parte de su partido: allí están los casos de Luisa María Calderón Hinojosa, mejor conocida como “Cocoa”, exaspirante a la Gubernatura del estado de Michoacán; Josefina Vázquez Mota, candidata a la Presidencia y a la Gubernatura del Estado de México, y la más reciente, exdiputada, exprimera dama Margarita Zavala, quien a pesar de encabezar las preferencias para ser candidata de su partido con un 8%, decidió renunciar para que: “...nadie se equivoque. Mi renuncia no es la causa de la división del PAN sino su consecuencia. Es el resultado de un partido dividido por una jefatura que impide participar a quien no se suma al ‘proyecto’ personal. Es el resultado de la división que provoca la actitud de quien debiendo ser jefe, se comporta como candidato; de quien en lugar de dirimir controversias, prefiere profundizarlas”, escribió Zavala en su texto Las Razones de mi Renuncia (El Universal). ¿Habrá renunciado Margarita por culpa del machismo de su partido? No hace mucho uno de sus militantes, Guillermo Anaya, candidato del PAN a Coahuila, dijo en un acto de campaña: “¿Qué les dan los del PRI? ¡Les dan puro chile!, ¿verdad? Bueno, pues ahora les daremos puro chile a las lideresas del PRI”. O bien, porque sabía que jamás ganaría las elecciones presidenciales. ¿Por qué no pensar que su marido, Felipe Calderón, la convenció de que era mejor salir con dignidad de una encrucijada que no la llevaría a ninguna parte? ¿Se dará cuenta el expresidente de que uno de los negativos de Zavala es, precisamente, Felipe Calderón?

Haiga sido, como haiga sido, preguntémonos, ¿a quién favorece la renuncia de Margarita? ¿Al Frente? ¿A Anaya? ¿A Rafael Moreno Valle? O ¿a Andrés Manuel López Obrador? ¿Cuántos panistas de hueso colorado estarían dispuestos de votar por Zavala a sabiendas de que ya no pertenece al PAN? ¿Quiénes votarían por ella?

Siempre he sostenido que Margarita Zavala ha sido, después de doña Amalia Cárdenas, la primera dama más inteligente, discreta, entrañable y auténtica que hemos tenido. Con el tiempo le fui tomando afecto. Me gusta que quiera tanto a México, aunque no sepa llevar el rebozo y que sea tan combativa a pesar de que a veces parece que se hace bolas. Me gusta que balconee públicamente a Anaya y que exprese su inconformidad por el estado en que se encuentra el PAN. Confieso que hacía mucho tiempo que nadie me inspiraba tanta confianza. Cuando he escuchado sus discursos, le creo. Incluso escribí que lo que más privilegiaban sus seguidores era, justamente, su cercanía con el otro y su transparencia.

“Yo voy a votar por ella porque no es corrupta”, me comentaban cada vez que su nombre salía como posible candidata a la Presidencia por el PAN. Cuando me preguntaban si votaría por ella para Presidenta, contestaba que no votaría por ella nada más por el hecho de que fuera mujer, sino que votaría por una candidata o un candidato que me convenciera, que fuera el mejor para el México de hoy, es decir, el violento, el pobre, el desigual, el agredido por Trump y el amurallado en medio de un mundo cada vez más globalizado e incierto.

Veo a Margarita Zavala como una persona profundamente humana, la siento comprometida con su proyecto y con valores que ya parecen inexistentes entre los políticos de hoy. Me enorgullece saberla como la única candidata a la Presidencia pero siento que le falta levadura, mucha levadura.

Dicho lo anterior, con o sin Margarita, el PAN está hecho ¡¡¡migajas!!!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2