×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
21 Diciembre 2015 05:10:36
Migración
“La verdadera libertad consiste
en el dominio absoluto de sí mismo”.
Michel de Montaigne

A unos días de que termine el 2015, el mundo ha vuelto a poner en perspectiva el impacto que la guerra en países como Siria, Irak o Afganistán ha causado en las miles de familias que han tenido que salir de sus países de origen para sobrevivir. Lamentablemente, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, más de 5 mil mujeres, hombres y niños perecieron durante los últimos 12 meses mientras buscaban protección y una mejor vida. Estos datos me han hecho reflexionar sobre la situación que vive México en relación con los migrantes.

Actualmente, México es el segundo país expulsor de emigrantes en el mundo con 13.20 millones de personas, de la cuales la mayoría tiene como destino los Estados Unidos.

La migración es un fenómeno complejo y doloroso. Por una parte quienes se van de su lugar de origen en busca de trabajo, generalmente lo hacen sin su familia, lo que genera desintegración familiar, violencia o padecimientos como la depresión; por otro lado, exponen su propia vida cuando se van ilegalmente y, en muchos casos, a violaciones de sus derechos humanos por las condiciones de explotación de las que son objeto o por los peligros a los que se enfrentan durante su trayecto.

Otra faceta de la migración, es la que se da entre las entidades de nuestro país. Esta migración interna sucede cuando jornaleros, principalmente del centro y sur del país, son contratados para trabajar en campos agrícolas de estados como Baja California, Chihuahua, Sinaloa, Coahuila, Zacatecas, Nayarit, Jalisco, Guanajuato, entre otros, donde se han presentado casos de explotación y violencia.

Con frecuencia la migración es reflejo de la desigualdad, por ello cada 18 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Migrante, como una manera de comprometer a los países a dar respuestas basadas en los derechos humanos, para brindarles mejores oportunidades de vida y, sobre todo, protección.

En nuestro país el alto grado de marginación de los jornaleros agrícolas es la principal causa que los obliga a tomar casi cualquier riesgo con tal de tener un mínimo ingreso para sostener a sus familias.

Muchas son las historias que estos jornaleros podrían contarnos y que difícilmente creeríamos, si no fuera porque en los últimos años se han evidenciado las condiciones tan lastimosas en las que son alojados y mantenidos, tales como casas improvisadas de cartón y lámina, donde duermen sobre la tierra con alguna cobija o en hamacas; ausencia de drenaje e incluso, de agua, así como alimentación de muy mala calidad o insuficiente.

México tiene que hacer algo para mejorar las condiciones de vida de este segmento hoy tan vulnerable de la sociedad y evitar que los productores agrícolas se aprovechen de la pobreza y de la necesidad de los jornaleros. Por ello, como diputada federal he presentado una iniciativa que tiene el propósito de generar mecanismos que faciliten que las autoridades puedan prevenir que las personas sean enganchadas con falsas promesas para trabajar en campos agrícolas donde después pueden ser víctimas de explotación. Porque migrar no debe ser sinónimo de peligro sino reflejo de libertad.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add