×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
29 Julio 2017 04:00:00
Migración, como escape de la pobreza
Nuevamente el trágico destino de migrantes asoma a sus vidas. Huyendo de la pobreza encuentran en el trayecto, dolor, sacrificio, humillación y en algunos casos, enfrentan algo más terrible que todo eso, incluyendo la deportación: La muerte.

Tal ha sido el caso de los infortunados viajeros que fueron subidos a un transporte que los llevaría a Estados Unidos y que se convirtió muy pronto en el tráiler de la muerte.

Las temperaturas elevadas hacen insoportable el calor en la zona norte del país, por lo que hay que procurar hidratarse con frecuencia para evitar los llamados “golpes de calor”.

La publicidad en los Medios, las entrevistas a funcionarios de Salud invitando a la población a no exponerse al sol en determinadas horas se intensifica en esta época de calor. No es posible que individuos que se dedican al tráfico de personas, llamados “polleros” o “pateros” desconozcan las recomendaciones.

Por supuesto que no las desconocen, simplemente las ignoran porque les importa más el dinero que van a recibir que la vida de las personas a las que en un momento determinado, abandonan a su suerte.

Escondidos en el anonimato, formando una gran cadena humana que trafica con personas, humildes; personas que quizás tengan un trabajo pero mal remunerado. Otros, sin un sustento que les permita llevar algo a sus hogares.

Historias de pobreza hay infinidad en nuestro país y en Centroamérica. Nadie concibe que haya riqueza natural y que existan miles de seres que no ganan para cubrir sus necesidades básicas.

Sin embargo, a pesar de la pobreza existente haya quienes disfrutan de enormes fortunas que obviamente no están donde deberían de estar, en el país que gobiernan.

La migración es una consecuencia. Pobreza siempre ha existido y seguirá existiendo seguramente. Es cierto que quien decide ir a buscar nuevos horizontes lo hace con la ilusión de mejorar; no obstante también se está dando que en los sitios donde hay pobreza y marginación, ahí está presente la delincuencia organizada que los atrapa con ofrecimientos muy lejos de cumplirse.

Los sueños de muchos se convierten en verdaderas pesadillas si no alcanzan a realizarlos.

La vida en Estados Unidos no es lo fácil que ellos creen o como se la pintan quienes les ofrecen un futuro como de “telenovela”. Se ganan dólares (es la primera parte de la ilusión o tentación) pero se gastan dólares.

Como si fuera poco, atrás dejan su hogar, familia, la tierra que los vio nacer, en la que crecieron, la que les dio de comer a tantas generaciones y que de repente, por decisiones políticas que nada tienen que ver con el verdadero interés por el bienestar colectivo, esa tierra fue olvidada arrastrando en el olvido a sus habitantes.

Quienes deciden marcharse y emprenden la aventura –porque lo es, una verdadera aventura- no solo dejan atrás lo antes mencionado sino que hay que agregar las deudas, los préstamos que la familia realizó para ayudar al esposo, al hijo. Sacrificios de pobres que viven de ilusiones, de deseos fervientes porque “allá al otro lado, se vive mejor”.

Nadie les habla de la realidad que hay que enfrentar desde que salen del hogar.

Se oculta el cómo habrán de transportarlos, que no es precisamente con la condición de seres humanos.

Les espera la crueldad y la indiferencia de individuos que se dedican al tráfico de seres humanos. A verdaderas mafias que han extendido sus dominios en negocios perversos que les reditúan grandes ganancias. Lo peor, en muchas ocasiones, con la complicidad de autoridades.

Qué desesperación y angustia debieron pasar los migrantes que fueron introducidos en el tráiler de Pyle Transportation Inc., de Iowa. Qué inhumanos quienes fueron capaces de abandonarlos conociendo la suerte que correrían.

Ojalá y esto sirva para que cada gobierno tome conciencia de que la migración se ha convertido ya en un problema social, por lo que deben crear las condiciones de empleo en su ciudad o país para evitar el éxodo. Evitar, ante todo, que más personas sigan exponiendo su vida para ir tras un sueño que la mayoría de las ocasiones se convierte en una terrible pesadilla.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2