×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
11 Marzo 2017 04:00:00
Migración
Nunca como ahora el tema de la migración ha estado presente. Por supuesto, nos preocupa. Ya no son solo los nuestros los que decidieron un día dejar el terruño, no, desde hace un tiempo nuestro país se ha convertido de alguna manera en “exportador” de ilegales hacia el vecino país del norte.

No fueron pocos paisanos nuestros los que se fueron a trabajar al “norte”; lo hicieron de manera ordenada y legal. La necesidad de mano de obra para las labores en campo, fábricas, hizo posible que el gobierno de los Estados Unidos ofreciera la posibilidad de otorgar permisos especiales, para permitir la contratación de mexicanos.

Los hombres marchaban solos dejando a la familia en el hogar. Se iban por un tiempo determinado a sembrar, a levantar la cosecha, a empacar la mercancía. Después, regresaban a casa y, más adelante, de nuevo al trabajo.

No, no debió haber sido tarea fácil. ¡Por supuesto que no! pero esos cuerpos hechos de hierro soportaban las jornadas agotadoras. Personas que ayudaron a la economía de los Estados Unidos a través de sus manos honradas y su fortaleza para el trabajo. Y a la vez, su esfuerzo hizo posible que llevaran el sustento a sus hogares y sacaran a su familia adelante..

Con el tiempo, quizás por su comportamiento, por su buen récord laboral o qué sé yo, se les brindó la oportunidad de tramitar su residencia y adoptar la ciudadanía. Algunos se quedaron en el vecino país llevándose a sus familias. Otros decidieron regresar a la tierra que los vio nacer. Todo en orden. Había oportunidades.

Estados Unidos y México llevaron siempre una relación, más que de amistad, de cooperación, de eso no hay duda si tomamos en consideración que el interés de unos de acuerdo a sus necesidades –los ricos– se convierte en oportunidad para otros, en este caso para los pobres.

El tema de la migración es verdaderamente complejo. Y que no nos asuste lo que está ocurriendo con la llegada de un nuevo gobierno al vecino país. El discurso de campaña del entonces candidato republicano fue claro. Tal vez no se tomó muy en cuenta su agresividad en el tema migratorio porque no convenía a un país empobrecido hacerlo. Era más fácil creer o considerar los “derechos” de quienes son indocumentados, que nuestro gobierno se preocupara por plantear alguna propuesta en busca de soluciones reales, no ficticias.

Habría que plantearse una pregunta: ¿Por qué hay tanto centroamericano en nuestro país? Sencillamente porque se ha permitido el paso de ellos al descuidar nuestra frontera sur.

¿Qué están haciendo los gobiernos de Centroamérica? ¡Nada! Este problema migratorio no lo tendríamos en nuestro país si los gobernantes de esos países se aplicaran y realmente gobernaran. Se tiene que buscar la solución a los problemas en cada país, no crear problemas a otros.

México no es un país de tránsito hacia los Estados Unidos donde cualquiera puede entrar sin documentos. México es un país con leyes que emanan de su Constitución Política. Leyes que por supuesto hay que respetar. Además, nosotros tenemos nuestros propios problemas como para acumular más todavía.

¿Cuántos extranjeros que subieron al tren llamado “La Bestia” cruzaron a Estados Unidos? ¿Cuántos regresaron a su país de origen? ¿Cuántos se quedaron en México? Espero que Gobernación pueda dar una respuesta convincente y explicar qué clase de control se ejerció para permitir se desplazaran por todo el país hasta llegar a la frontera norte.

La falta de control en el ingreso de extranjeros a nuestro país puede provocar serios problemas. Estamos conscientes que no todas las personas que ingresan a nuestro país con la intención de llegar a los Estados Unidos, son malas; por supuesto que no. Sin embargo, como entra de todo y no creo exista un registro, ¿cómo saberlo?

Hay molestia cuando la delincuencia extorsiona, atrapa y hasta priva de la vida a quienes se supone aspiraban tener una vida mejor. No obstante, ¿quién protesta, investiga los robos, asaltos a domicilios, a negocios y a personas? Ha sucedido ya, que la compasión, la caridad, la bondad de personas generosas, se han visto rebasadas por la traición de aquellos a quienes se les tendió la mano.

Cualquier persona que desee ingresar a otro país, requiere de un permiso especial y por un tiempo determinado, obviamente, después de cubrir con ciertos requisitos. Asimismo, se obliga a respetar sus leyes. Desafortunadamente, a nuestro país ni siquiera las autoridades son capaces de hacer que se respeten sus leyes. ¿Acaso al permitir el acceso a cualquier persona, sin control alguno, no pone en riesgo en un momento determinado la seguridad nacional? Es pregunta, que conste.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2