×
Armando Luna Canales
Armando Luna Canales
ver +

" Comentar Imprimir
29 Julio 2013 03:00:56
‘Mirabeau y el político’
En uno de sus grandes escritos Ortega y Gasset diserta sobre la moral y los valores de los hombres públicos. En la figura de Mirabeau encuentra el arquetipo del político, de esa persona destinada a organizar al Estado. El contraste de Mirabeau es el Sr. Duval, una persona ordinaria. Ortega encuentra que injustamente se pide a los Mirabeau cumplir con estándares de Sr. Duval.

Encontraba nuestro autor hace décadas un parámetro que obedecía a un paradigma de binomio. Donde lo público y lo privado estaban en esferas distintas. El jurista italiano Gregorio Arena propone sustituir ese paradigma por uno de corresponsabilidad, donde la sociedad participa en las decisiones y juzga a las personas públicas con parámetros de normalidad, no de súper hombre.

Podemos afirmar que la sociedad moderna quiere que los políticos tengan los atributos de estadista de Mirabeau y que al mismo tiempo respondan con su conducta a los valores del Sr. Duval. ¿Es esto posible? Ortega y Gasset sostiene que no, que los valores de uno no corresponden a los atributos del otro. Pero independientemente de lo que diga el filósofo, hoy la sociedad crea nuevos paradigmas.

Es por ello que vemos a Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno español, emplazado para rendir cuentas ante el parlamento por unos mensajes de texto en donde se le involucra con un fraude millonario. Por esto mismo vemos a altos cargos del Gobierno de las Islas Baleares entrando a prisión acusados por actos de corrupción en temas de urbanismo y la dimisión del Presidente de la Junta de Andalucía por una acusación de fraude.

En este mundo nuevo la sociedad exige a los gobernantes comportamientos ejemplares en términos de servicio público y personal. No en vano el reciente accidente de un tren de pasajeros en España amenaza los contratos del tren de alta velocidad en todo el mundo. Al mismo tiempo vemos al Alcalde de San Diego California haciendo el compromiso de ser una mejor persona tras un escándalo de acoso sexual. Él pasará 15 días en una clínica para conseguir su propósito, mientras que el voto femenino amenaza con voltear las elecciones.

Ortega y Gasset sostiene que al hombre de Estado, al político con mayúsculas, no se le pueden pedir comportamientos conforme a valores de gente ordinaria. La sociedad en el mundo entero sostiene la hipótesis contraria. Al hombre de Estado, al político con mayúsculas, se le exigen los atributos de organizador junto a los valores de una persona ordinaria. El pueblo en muchos países se ha pronunciado, el mensaje es claro.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2