×
Antonio Navalón
Antonio Navalón
ver +
Periodista, voyerista de la vida y vendedor de libros. www.antonionavalon.com

" Comentar Imprimir
08 Noviembre 2010 05:06:00
Moreira, sangre nueva
La elección de presidentes de partido es más que un trámite

El gobernador de Coahuila, el profesor Humberto Moreira, se puede clasificar como político de “hasta donde tope”. Hijo de maestra, continuador de la tradición de su hermano y deseoso de ser líder del sindicato de su estado, ha sido un gobernador sorpresa. Tiene un estilo directo más socialmente comprometido, defensor a ultranza de la legitimidad del poder, probador de opciones en el plano personal y hombre con pocos compromisos más allá de la historia y el pueblo que lo elige.

i se le preguntara a Enrique Martínez –ex gobernador de Coahuila y persona clave en su designación– si lo volvería a hacer, veríamos lo que en 98% de quienes están en la misma tesitura: respuesta curiosa.

Es de notar que tras su experiencia, Martínez –quien fue y sigue siendo tan importante para el Estado de México que consiguió el oído tamizado de Peña Nieto– resulte clave para entender cómo Moreira puede ser el presidente del PRI si le da más garantías y tranquilidad a Peña Nieto.

Pero Moreira sabe que nada está escrito y que lo importante es estar en el sitio y tiempo adecuados. Su nombramiento como presidente del PRI significaría un corrimiento de tierras, no sólo en política, sino en elementos que la nutren de forma definitiva como la relación con la carrera magisterial.

La elección de presidentes de partido es más que un trámite para tener un jefe nominal. Ya sea del PRI, del PAN o quien consiga poner orden al PRD, tendrá un poder decisivo en el próximo candidato.

Está por verse quién gana qué en cuánto tiempo. El PRI de Moreira no es para “sólo pasarla”, es para mandar; él concibe que la historia ayuda a los audaces y que siempre puede conseguir algo más. Que no sea Gamboa el elegido significa que no están los viejos, que hay renovación. Si Moreira llega, la fiesta apenas iniciará, pues aunque es sangre nueva, como el ex gobernador de Alabama, Huey P. Long, es un hombre sin límites: una vez que llegue, cualquier cosa puede pasar.

¿Cómo sería la relación entre la Presidencia de la República y el PRI en año electoral? Sin duda, frontal e interesante.

La familia Moreira tiene elementos para operar sindicalmente, además de la bomba de tiempo que son los derechos humanos, así como una posición inequívoca en la lucha contra los cárteles para gobernar y dar estabilidad al país diferente a la de Calderón. Quien le suceda en Coahuila será problema de los coahuilenses. Por mucho que él quiera, si no votan por su hermano Rubén, él podrá intentarlo, pero sin los votos del pueblo, no saldrá.

¿Es bueno o es malo que dirija al PRI? Es complicado, significa cambio, como hacía tiempo no veíamos, sobre cómo usar, no la presidencia de las presidencias, sino la de un partido en un momento general de reestructuración y recomposición de los poderes en México.

http://www.antonionavalon.com
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2