×
Zócalo
Zócalo
ver +

" Comentar Imprimir
29 Julio 2017 12:49:00
Muertes silenciosas
Es plausible cuidar a las mascotas y evitar el maltrato animal, pero utilizar el tema para evadir responsabilidades sociales, políticas y morales hacia las personas y sus derechos, resulta deleznable. Legiones de niños, jóvenes y adultos mueren por falta de atención, y ni quién se inmute. El periodista y escritor Édgar London aborda el fenómeno, en la nueva edición del bisemanario Espacio 4:

“La propagación del suicidio en Coahuila, México y el mundo, resulta cada vez más alarmante. Ha dejado de ser un fenómeno aislado para convertirse en un suceso habitual y, no por eso, menos preocupante. No distingue géneros, clases sociales, razas, sexo ni edades. La desesperanza hace mella en los seres humanos, cada vez con mayor frecuencia y profundidad. Por más que buscan, muchos no hallan una salida para sus problemas. No alcanzan a distinguir un brillo de esperanza en el futuro y terminan por cortar de cuajo sus apremios, al costo de su propia vida.

“Apenas el 1 de julio pasado, la prensa hacía eco de la muerte de una niña de 11 años en Torreón. La menor se colgó de la protección de una de las ventanas de su casa. Tan sólo cuatro días más tarde, y con varias generaciones de por medio, escogió su turno un anciano de 90 años que también se quitó la vida en el domicilio donde lo cuidaba uno de sus hijos. Pero no termina ahí, dos días después, un joven de 19 años le dijo a sus amigos y hermanos que al rato regresaba, como quien se despide para hacer cualquier diligencia. Para cuando lo encontraron, el muchacho colgaba de las ramas de un árbol en su patio. Tres suicidios en una semana, y esto en el área geográfica que cubren únicamente dos ciudades (Saltillo y Torreón) (…)

“En Coahuila, sólo en 2017, el recuento de suicidios ya supera los 70 casos. El dato no debe tomarse a la ligera. Acorde a las cifras que presenta la Procuraduría de Justicia del Estado, el fenómeno va en aumento. En 2015 se contabilizaron 166 víctimas por este concepto mientras que para 2016 ya eran 186. (…) La depresión es una de las causas más frecuentes de suicidio, no sólo en México, sino en todo el orbe. (…)

“Las víctimas de la depresión suelen verse a sí mismas como seres en constante desventaja y se sienten ‘menos’ que los demás. Su realidad se altera, ignoran su perfil positivo para concentrarse solamente en los factores negativos, y terminan por convertirse en verdaderos discapacitados –psicológicamente–, incapaces de trabajar, estudiar o, sencillamente, interactuar con quienes los rodean, ya sea dentro del círculo de amistades, colegas de oficio o lazos familiares.

“Acorde a la Secretaría de Salud, en México este problema daña hasta al 20% de personas de 18 a 65 años, con una continua expansión entre adolescentes que tienen que lidiar con el estrés que heredan de sus padres por lograr la manutención de la familia –algo cada vez más difícil de lograr por las precarias condiciones económicas que atraviesa el país–; el progresivo debilitamiento de los vínculos afectivos entre padres e hijos, derivado de la necesidad de los primeros en dedicarle más tiempo al trabajo; la sensación de desamparo al no tener a quien recurrir cuando se presentan los problemas; el bombardeo constante –en especial desde la televisión e internet–, de imágenes que no corresponden a una realidad objetiva, sino elaborada para incrementar la necesidad de consumo entre los receptores a costa de una insaciable sed de bienestar; y, no menos importante, el temor que día a día genera la violencia en los más disímiles sectores de la sociedad, incluido el entorno familiar, donde los jóvenes se sienten acorralados, sin la posibilidad de concebir otro remanso de paz que no sea el de su propia muerte. (…)”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2