×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
02 Octubre 2018 04:00:00
Mujer dormida
Mantener despierta a una mujer, hoy en día, es una tarea relativamente sencilla y bastante divertida; hacerla dormir a su lado un hombre, eso sí que no a cualquiera se le da.

En la bella novela de Noah Gordon, “Chamán”, se narran las peripecias de un joven sordo quien deseaba ser médico en la década de 1860. Que vienen a colación con el asunto de la mujer dormida aparecen dos pasajes: El primero es donde el protagonista lleva a casa gas hilarante, del utilizado como anestésico en la escuela de medicina, para ponerle variedad a las relaciones sexuales que tenía con una chica en la casa de huéspedes; la segunda, explica las características de un preservativo primigenio hecho con cuero de cerdo, implemento útil para no inhibir a la mujer ante el riesgo de embarazo.

La historia humana siguió aportando recursos mil utilizados con la finalidad de conseguir diversión entre la pareja; el hombre, siempre a la vanguardia de los avances lúdicos en las relaciones, ha conseguido los desvelos y los favores de las mujeres por vías tan diversas como la promesa o la amenaza. Entre esos extremos podríamos enumerar bondad, amor, esperanza, dinero, obsequios, engaño, golpes; en conclusión, para mantener despierta a una mujer se necesita excitación o miedo presentado en todos estos envases.

Para que una mujer duerma al lado de un hombre, duerma y nada más, solo hay una vía: la confianza, cuya presentación es única y consiste en manifestaciones simultáneas de constancia, respeto, solidaridad y paciencia. Como se puede ver, no cualquier varón se tomaría el tiempo para este listado de requisitos cuando la vigilia en pareja parece más fácil y prometedora.

En la misma novela de Gordon hay otro pasaje en el cual, el padre del médico sordo acude a una choza para atender a cierta mujer arisca quien vive sola con su hijo. A pesar de ser reconocido en la comunidad y asediado por las solteras, él insiste en acercarse a Sara, a quien finalmente logra salvar con una cirugía imposible y ella, mucho después de la anestesia, sigue durmiendo a su lado.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5