×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
04 Febrero 2017 04:10:00
NA: 25 alumnos por salón de clases
Platicando con un buen amigo que aspira a ser candidato a diputado local por el Partido Nueva Alianza, le escuché mencionar algunas propuestas de dicho instituto político en relación con el futuro inmediato de nuestra entidad; ideas interesantes como establecer un máximo de estudiantes por salón de clases en educación básica, establecer la universidad de la tercera edad, atacar con fuerza y determinación el alto nivel de obesidad de los coahuilenses, generar guarderías de 24 horas que apoyen en sus diversas necesidades a la clase trabajadora, modificar el esquema de cuentas individuales y marcar como objetivo educativo que los alumnos al egresar de la escuela primaria se puedan comunicar en inglés, que lo dominen al salir de la secundaria y en el bachillerato estén estudiando un tercer idioma. Lo anterior sin olvidar la lucha por elevar con un sinfín de acciones la calidad del sistema educativo y fortalecer la vida de las organizaciones sindicales en la entidad.

En relación con el primero de los temas, es decir, el tener un máximo de alumnos por salón de clases en toda la educación básica, la argumentación de Nueva Alianza gira en torno a la imposibilidad de lograr una generalizada calidad de la enseñanza con grupos de estudiantes tan numerosos.

Cabe destacar que en la actualidad aún existen instituciones educativas con grupos de más de 50 estudiantes hacinados en un pequeño espacio físico. Por el contrario, en la mayoría de las naciones que integran la OCDE, las aulas no tienen más de 25 alumnos (y en algunos casos, no más de 20 educandos). Es una de las razones por las que resulta injusto comparar los resultados educativos de nuestros jóvenes con los similares de naciones con promedios de estudiantes por maestro tan diferentes a los nuestros.

Es un hecho que es necesario que el profesor consiga una cercanía con sus estudiantes, sobre todo si reparamos en que nos encontramos en un mundo extremadamente complejo, no necesariamente malo, pero sí muy difícil. Un mundo donde los niños y los jóvenes tienen un sinfín de fuentes para acceder a información diversa (no siempre positiva y/o adecuada a su edad), en el cual la violencia física y verbal es una de las características más palpables de la sociedad, con un porcentaje alto de divorcios, con la adicción o al menos presencia en el mercado de peligrosas drogas y con la inestabilidad laboral de sus padres. Un mundo donde cada niño es especial y precisa de una atención muy cercana por parte de los adultos.

Y bueno, la cercanía que requieren los niños del siglo 21 no se logra en grupos tan numerosos. Ello resulta imposible.

Más aún, hoy en día se vuelve sumamente importante que los docentes no sólo tengan una cercanía con los alumnos, sino que logren construir una comunicación con los padres de familia. E, insisto, eso sólo se consigue con grupos menos numerosos.

Cabe destacar que no es una propuesta/reclamo que surja por primera ocasión entre los dirigentes y simpatizantes de Nueva Alianza. Es algo que se ha ido exigiendo a las autoridades y se ha logrado cierto avance. No obstante hay que acelerar el paso y, sobre todo, no quitar el dedo del renglón

Si queremos calidad educativa, debemos exigir condiciones de calidad, y el hecho de contar con un número máximo de alumnos ayuda en mucho a la búsqueda de un buen proceso enseñanza-aprendizaje.

Asimismo, hay que reconocer que existen aspirantes a puestos de elección que antes de pedir el apoyo están proponiendo acciones concretas para mejorar la vida en nuestra sociedad. Y valga decir que hablar de un máximo de 25 alumnos, de guarderías de 24 horas o de modificar el esquema de cuentas individuales no se encuentran entre los compromisos del resto de los partidos políticos. La semana entrante comentaremos sobre la Universidad de la Tercera Edad.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2