×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
10 Mayo 2018 04:00:00
Nacionalismo mal entendido
¿Se ha puesto a pensar un poco cuando llega al supermercado a realizar las compras de la despensa o de cualquier necesidad que tenga de algún artículo, herramienta o ropa? Es un tema en lo sumo delicado porque claro que en México hay cientos de productores de diferentes insumos que pueden estar en los anaqueles de cualquier tienda de autoservicio.

Hoy, en tiempos de proteccionismo y nacionalismo instigados por Donald Trump desde la nación más poderosa del mundo, en México tratamos de asumir una actitud contra esa medida del Gobierno de Estados Unidos y hemos decidido -algunos- no consumir alimentos o productos hechos en EU. Pero, ¿se ha puesto a pensar qué sucedería entrar a un supermercado sin diversidad, en donde los anaqueles tengan sólo los productos hechos en México? ¿Cómo estarían los estantes?

Aquí no sólo es posible hablar o escribir de lo que sí o lo que no, se trata de diversidad, de xenofobia, e incluso de independencia alimentaria, todos temas peliagudos y reunidos en uno solo. ¿Ya se fijó usted en dónde fue manufacturada su ropa? ¿Dónde fue hecho su refrigerador, su ventilador, su cartera, su bolso, sus lentes, su reloj, los marcos de fotografía, las plumas, las libretas que le obsequian en los eventos a los que asiste?

Cuando inicia sus compras en el súper o en la tienda de conveniencia y va al refrigerador, ¿qué bebida escoge? ¿Ya se fijó en dónde está hecha? Los pastelillos que tanto le gustan, ¿en dónde fueron elaborados?

¿Sabe usted que México tiene 25 marcas muy poderosas que ofrecen servicios y productos, pero que no logran satisfacer todas las necesidades de un mercado tan grande como el mexicano?: Telcel, Corona, Telmex, Oxxo, Bimbo, Modelo Especial, Banorte, Banamex, Televisa, Bodega Aurrera, Inbursa, Mexichem, Liverpool, Compartamos Banco, TV Azteca, Aeroméxico, Fud, Elektra, El Jimador, Superama, Interjet, Suburbia, Cementos Mexicanos, Sanborns y Maseca. Todos requieren de proveedores de insumos ajenos a la manufactura hecha en México, como Telcel, cuyos equipos telefónicos no son hechos en Estados Unidos, pero sí en alguna nación asiática.

Ahora hay 10 productos elementales que compramos a Estados Unidos y son básicos en el consumo de los mexicanos: maíz, carne, trigo, leche, gasolina, gas natural, medicamentos, vacunas, pollo, plástico… ¿Dejaremos de comprar medicamentos a EU, gasolina, gas natural, vacunas…? Veamos, todo es de primera necesidad e incluso algunos de ellos ayudan a permanecer vivos y otros como los combustibles impiden colapsos económicos. Recordemos un poco lo que pasó en Saltillo cuando hubo escasez de gasolina: ¿Qué pasó en la ciudad? ¿Cómo se sentían usted y su familia? ¿La actividad económica cómo la vivió?

Edeka, la cadena de supermercados más grande de Alemania, eliminó en 2017 de sus estantes todos los productos importados para mostrar cómo sería un país sin diversidad, escribió Jennifer Monroe para National Share the Good News. En sus anaqueles, la tienda expuso algunos letreros como “Este estante es bastante aburrido sin diversidad”, mientras que otros decían “Nuestra gama ahora conoce fronteras”, “Así es como una estantería vacía es sin extranjeros” o “Seremos más pobres sin diversidad”.

¿De verdad seremos tan xenofóbicos, tan proteccionistas, que estamos dispuestos a vivir la limitación de lo cerrado por un nacionalismo mal entendido y enfocado en un mundo absolutamente globalizado? La respuesta es una que usted mismo deberá darse.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2