×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
27 Junio 2018 04:00:00
Nada está cantado
Existe una gran incertidumbre en los mercados y nosotros ya lo habíamos pronosticado desde noviembre de 2017, cuando comentamos que “los mercados financieros iban a atacar a los mercados emergentes como México” y así está pasando: el dólar llegó a estar a 20 pesos y retrocedió a 18. Me preguntarán ustedes, queridos nueve lectores, quién sale ganando: los especuladores, ya que siempre existe el efecto “J”, que fue pronosticado por el economista Rudiger Dornbusch: el comportamiento se parece a una “J”, ya que llega a subir hasta 20 y regresa como el efecto J pero no al nivel que estaba, sino siempre un poquito más arriba. Por ejemplo, si estaba en 18 pesos, regresa a 19.20 pesos. Este es un comportamiento natural y los inversionistas extranjeros son los que siempre salen ganando, ya que en volúmenes de dólares un peso o dos pesos son millones en utilidades que ninguna empresa de servicios o manufactura los da, solamente la especulación es la que ofrece esos rendimientos.

Y ahora se ve otro ataque en el que nuestra moneda tendría que estar en la actualidad en 18.50 pesos y está en 20.20 y al alza. Recordemos que por cada 7 mil millones de dólares que salen del país nuestra moneda se devalúa un peso y como NADA ESTÁ CANTADO, las especulaciones están por donde quiera; probablemente salgan 21 mil millones de dólares o más y la paridad puede llegar hasta 25 pesos por dólar.

Y me preguntarán ustedes, mis queridos nueve lectores, “¿y nosotros qué? si no ganamos en dólares”. La respuesta es muy sencilla: todo está cotizado en dólares: las materias primas, las refacciones, la comida, los metales preciosos, es una referencia para nuestro sistema monetario, ya que el peso no tiene la certidumbre como una moneda fuerte y para lograrla nuestra economía debe estar fuerte en sus exportaciones, en su mercado interno y en su recaudación de impuestos y lo que avala más es la certidumbre jurídica para hacer negocios y cobrar deudas, lo cual México ha tenido oportunidad de hacerlo y no lo ha logrado. Volviendo al punto, como todo está basado en dólares, a todos les va a costar más comprar un auto, un refrigerador, una lavadora, una secadora, un teléfono móvil, inclusive la comida, ya que más de 40% de los alimentos en la mesa es de exportación.

NADA ESTÁ CANTADO. Faltan cinco días para saber quién va a dirigir el destino de México los próximos seis años. Ojalá que no gane el más popular, porque no tiene la capacidad para gobernar un México del siglo 21 y la gente que lo rodea son académicos del sector económico, es por eso que no existe la confianza en el sector financiero internacional en que nuestra moneda no sufra este tipo de especulaciones, pero recordemos el efecto “J” que se va a ver para noviembre de 2018. Ojalá que no contamine la inflación que el año pasado tuvimos del 6.7% y se mantenga en valores más bajos, ya que esto afecta a toda la población.

Por eso se le llama una votación histórica porque puede cambiar el rumbo de México, puede ser un punto de quiebre que no debemos de permitir, no queremos más pobreza, queremos un mejor bienestar para todos los mexicanos, inclusive existe la teoría de que los estados del norte se quieren independizar y crear un nuevo país porque son los estados más productivos y que más aportan a la Federación.

¡Salgamos a votar por el bienestar y el futuro de nosotros y nuestras familias! ¡NADA ESTÁ CANTADO!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2