×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
07 Abril 2018 04:08:00
Nada qué aplaudir
La falta de castigo multiplica los delitos, y un ejemplo de ello es México. El actual sexenio ha resultado funesto para la libertad de expresión y confirma la denuncia de Transparencia Internacional de que es en los países con mayores índices de corrupción donde los periodistas corren más peligro (Relación Perversa, Zócalo 26.03.18). Leobardo Vázquez fue el tercer colega abatido apenas en el primer trimestre del año, como lo cuenta Gerardo Moyano en el bisemanario Espacio 4 (585).

“Vázquez (asesinado el 21 de marzo) fue corresponsal de La Opinión de Poza Rica, Noreste y Vanguardia, y fundó Enlace Informativo Regional, página web en la que manejaba información política, social y policiaca de Veracruz. El 30 de marzo, en la misma entidad, desapareció Fabián Hipólito López, colaborador de Diario Acayucan, Radiorama, Ke Buena y Radio Lobo.

“Un día antes del asesinato Vázquez –quinto en Veracruz en los 2 últimos años–, la organización Artículo 19 publicaba su informe Democracia Simulada. Nada que Aplaudir, en él califica al sexenio de Enrique Peña Nieto como el más violento del siglo para la prensa.

“‘Como candidato a la presidencia de México y luego como presidente, Enrique Peña Nieto no cumplió sus promesas de democratizar a los medios, de acabar con los monopolios de las telecomunicaciones ni de regular y transparentar la publicidad oficial. Nada de eso sucedió, por el contrario, apretó las tuercas de los mecanismos de censura directa e indirecta. Además, su sexenio (2012-2018) ha sido el más violento de lo que va en el siglo XXI en México’”, señala el prólogo de Marta Durán de Huerta Patiño.

“Artículo 19, con una década en nuestro país, advierte que los niveles de violencia contra la prensa en México sólo son comparables con países en situación de guerra declarada, como Siria. El año pasado, la ONG documentó 507 agresiones contra periodistas y 12 asesinatos (para totalizar hasta ahora 43) y mil 986 agresiones en el sexenio.

“El informe señala los obstáculos que enfrenta la prensa en nuestro país: mecanismos de censura, concentración de medios, publicidad oficial, criminalización de víctimas, espionaje gubernamental, fiscalías fracasadas, Ley de Seguridad Interior y zonas de silencio, entre otros. (...) en México ya se puede hablar de los asesinatos a periodistas en términos de violaciones graves a los derechos humanos. ‘La impunidad, entonces, figura como la tolerancia o aquiescencia del estado para que estos crímenes se sigan cometiendo’, señala.

“En el capítulo Protección e Impunidad. Un Sexenio sin Respuestas, la organización destaca que desde que empezó el Gobierno de Peña, cada año ha sido más violento que el anterior, pero que la grave situación de impunidad en casos de violencia contra la prensa se arrastra desde el sexenio de Calderón.

“‘Aun con la creación de una Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) en 2010 y un Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y de Periodistas en 2012, no se ha podido frenar la espiral de impunidad. El Estado no ha puesto un alto a esta situación debido a la falta de capacidades y voluntad política pero, sobre todo, por ser juez y parte en la violencia contra la prensa. (...) Aun peor, el propio Estado mexicano se erige como la principal fuente de peligro: en 48% de las agresiones contra las y los periodistas participan funcionarios de los tres niveles de Gobierno (…)’, indica”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2