×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
03 Mayo 2017 04:00:00
Nadie por encima de la ley
Estamos en tiempos electorales; el próximo 4 de junio en nuestro estado ejerceremos nuestro derecho y obligación ciudadana de ir a votar. Es tiempo de que en Coahuila elijamos a 25 diputados al Congreso del Estado, 38 ayuntamientos y al gobernador.

Pero, ¿quiénes son estas personas que nos van a representar? Los políticos son aquellas personas que tienen un cargo en la administración pública gracias a la elección popular. Se tiene la creencia habitual de que estas personas al obtener el cargo adquieren, además, privilegios especiales. Aunque esto pudiera ser verdad, esta situación ha ido cambiando poco a poco durante los últimos años. Una de las prerrogativas más comentadas por la ciudadanía es el fuero.

Es un tema vigente en la sociedad de hoy en día, pero no todos tenemos en claro qué significa. El fuero es el privilegio con el que cuentan diferentes servidores públicos, entre ellos diputados y senadores, que los excluye de ser detenidos, con algunas excepciones. Otro término que se puede utilizar es el de inmunidad parlamentaria.

Sin embargo, esto no debe ser así. Los políticos son ciudadanos y obtienen su puesto gracias a los demás ciudadanos, por lo que deben tener los mismos derechos, e incluso, más obligaciones. Así como el tiempo pasa y la sociedad evoluciona, existen nuevos aspirantes a cargos de la administración pública que proponen y luchan por una gestión gubernativa transparente y honesta. Son aquellas personas que están convencidas de que se trabaja a favor de la sociedad, para poder incentivar acciones que nos favorezcan a todos, sin miedo a esconderse debido a que no tienen necesidad de hacerlo.

Pero, ¿por qué es importante eliminar el fuero? Con este tipo de privilegios se fomenta la corrupción y los malos manejos del recurso público, y es inaceptable. Los ciudadanos ya no queremos que este tipo de comportamiento siga presente en la vida cotidiana de nuestro estado y nuestro país. Con la eliminación del fuero estaremos un paso más cerca de una democracia más representativa y podremos seguir motivando tanto a los ciudadanos como a los administradores públicos a trabajar en conjunto para el beneficio y desarrollo de la sociedad mexicana. Es momento de que las autoridades jurídicas comiencen a ganar la credibilidad y la confianza de las personas; sólo de esta manera se podrá hacer un trabajo aceptado y efectivo, ya que sin la ciudadanía los administradores no pueden hacer mucho.

Debido a que los ciudadanos y los administradores deben formar parte del mismo equipo, invito a ambas partes a hacer lo que les corresponde. A toda la ciudadanía la invito a participar en los próximos procesos electorales, fomentar el sufragio, conocer los derechos y obligaciones en este ámbito y a pensar profundamente su voto. Hay que recordar que cuando votamos, estamos eligiendo qué rumbo tomará nuestra comunidad. Y a las autoridades, actuales y próximas, las invito a ejercer su poder de una manera efectiva, transparente y honesta. Es fundamental que para que haya una buena administración recordemos que la gente es la que elige, por lo que las necesidades sociales son primordiales en el ejercicio del recurso público. Por último, invito a ambas partes a siempre pensar a corto, mediano y largo plazo para garantizar que el esfuerzo que se realiza hoy en día tendrá grandes recompensas el día de mañana.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2