×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
26 Junio 2018 04:00:00
Nalgaprontismo
¡Ya volví! Tuve que ausentarme un par de semanas por un viaje: me estaba yendo a la chingada. Pero no, a la mera hora, me salvaron los doctores, las enfermeras y las medicinas. Es feo sentir que te vas a morir, pero es peor no hacerlo porque te quedas con la sensación de que ahora debes hacer algo que valga la pena para desquitar esta nueva oportunidad de vida. Y yo no soy bueno debiéndole a nadie. Me dijo un buen amigo que si sigo aquí es por algo. Y si es así, seguramente es porque Dios no los quiere a ustedes, pues ahora tendrán que seguir aguantándome otro rato.

Ahora vamos a lo nuestro: reírnos de los políticos que nos hacen llorar. ¿Ya sabes por quién vas a votar? Si no sabes, ve y tírate a un volcán. Ya tuviste suficiente tiempo para pensar, analizar y decidir cuál de los cuatro inútiles es el menos malo para dirigir al país. Sí, yo sé que es como tener que escoger entre morir atropellado por una barredora o devorado por un cocodrilo, pero no puedes no votar. Si tienes tu credencial y nada te impide salir de tu casa, serías inhumano si no vas a tachar las boletas que te toca. Acuérdate de que la política es algo muy importante como para dejársela a los políticos. Dicen que si vas en tu coche y ves pasar a un político en una bicicleta, sólo hay una razón para no atropellarlo: es probable que la bici sea tuya.

Si los candidatos presidenciales no te convencen, recuerda cómo eran los pleitos entre tus padres: tu papá llegaba borracho en la madrugada y tu mamá se desquitaba bolseándolo o preparándole hot cakes por la mañana. Si llegaba borracho, pero cumplidor, es posible que hasta le hicieran chilaquiles. Y así es la política: un juego de equilibrios en el que es mejor que haya balances, para que nadie se pase de la raya. Por eso es bueno votar por un partido para la Presidencia y por otro para diputados y senadores. Votar todo igual es posible que haga tu voto inútil. ¿Acaso nunca escuchaste que no hay que poner todos los huevos en una misma canasta? Esto es como las ensaladas: mientras más colores tengan, más sabrosas son. Si votas todo de un solo color, lo que vas a lograr es sentirte cómplice. Como siempre me dice mi jefe: “¡Carajo!, al menos déjate una puerta abierta”. Pero, bueno, a mí ni me hagas caso, yo sólo iba pasando por aquí.

EL ORGULLO DE CHIAPAS

El gobernador de Chiapas, el güerito Manuel Velasco, siempre ha provocado dudas. No se sabe si va, viene o anda de reversa. Su corazón es tricolor, se supone que es verde, pero ahora ya se sabe que le gusta la Morena, pues le anda dando gusto en todo a Andrés Manuel López Obrador. De hecho, Velasco se dobló completito ante los caprichos de los maestros de la CNTE, nomás para darle gusto al puntero en las encuestas. Como AMLO ya dijo que va a echar abajo la reforma educativa, el gobernador corrió a hacerlo antes de que lo pidan, en un caso típico de lo que los psicólogos llaman “nalgaprontismo”. Se trata de un rasgo común entre quienes mueven las nalgas con rapidez al correr a cumplir los deseos de alguien más, inclusive antes de que lo pida. Todos conocemos un nalgasprontas, que es aquel sujeto de la oficina que está tratando tooodo el día de quedar bien con el jefe. Es el que le dice: “Jefecito, le traje un café como le gusta”; “patrón, pensé que querría un postre y le traje un chocolate”; “señor, ¡me leyó el pensamiento!”; “boas, justo estaba pensando lo mismo”. El problema de este padecimiento es que no se cura, al contrario: se agrava con los años. Así que, aunque dejará pronto la gubernatura, seguramente seguiremos viendo a Velasco demostrando sus dotes para darlas a toda prisa. Dar las gracias, no sean malpensados.

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS



3 4 5 6 7 8 9 0