×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2017 04:00:00
Navidad, el dulce nacimiento de Jesús
Y llegó Diciembre, el último mes en el calendario. Mes de festejos, de regalos, de dar y recibir. Época de compartir, donde afloran los sentimientos, los buenos deseos y los recuerdos.

La temporada decembrina significa tantas cosas. Reuniones familiares donde se comparten las experiencias, los logros obtenidos pero también los gratos momentos que vivimos en nuestra niñez,
Nuestro querido México es un país riquísimo en tradiciones que forman parte de nuestra cultura ancestral. Cada ciudad o estado tiene una celebración con un toque especial, dependiendo del lugar, sin embargo todas conservan aún y resaltan el significado de la Navidad: El dulce nacimiento de Jesús.

Y es a El, al Niñito Dios, al que iban dirigidas las cartitas con las peticiones de los niños o bien a Los Reyes Magos. Afortunadamente en muchos lugares de nuestro México la tradición continúa.

Para todos los niños, la época decembrina significa recibir regalos, los juguetes que pidieron en sus cartas y dejaron en el árbol. Esos momentos tan hermosos, creo la mayoría de nosotros los vivimos.

Por eso los recuerdos fluyen de tal manera que nos hacen revivir nuestras vivencias, en las reuniones familiares. Frases como: ¿Te acuerdas? Son tan comunes y tan necesarias para que los “peques” en edad de comprender, disfruten de un pasado que se hace presente con los padres o abuelos.

Traemos a la convivencia el recuerdo de los festejos donde se pedía posada, se cargaban los peregrinos; se rompía la piñata en forma de estrella, con siete picos que representaban los pecados capitales.

Piñata que envolvía un jarro de barro que contenía dulces, fruta, que todos esperábamos ver caer cuando alguno de nuestros amigos le pegara con ganas al jarro decorado.

La algarabía de todos cuando esto sucedía y corríamos presurosos a recoger del suelo lo que se pudiera. Obviamente unos alcanzaban más que otros, pero eso poco importaba ya que después, formaditos, nos era entregado nuestro “bolo” que consistía en bolsitas con colación. Todos alcanzábamos.

Bellos y sanos recuerdos de nuestra niñez. Muy hermosa época, sin duda.

Las tradiciones permanecen porque se van transmitiendo de generación en generación. Eso es lo que verdaderamente importa, que se realcen y se conserven nuestras tradiciones porque eso es lo que nos identifica, lo que nos une como país, como parte de una comunidad.

No importa si en la mesa de nuestro hogar hay manjares o una cena austera. Lo verdaderamente importante es darle a la celebración el significado real y enseñarles a nuestros niños que Navidad significa, el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador de la Humanidad.

Que Dios está presente en cada hogar sin importar si es rico o pobre. Porque la verdadera riqueza está en un corazón generoso que comparte lo que tiene.

Y qué más riqueza se puede anhelar que el tenerlo a El, a Dios con nosotros.

Es cierto que no se debe destruir las ilusiones de un niño, pero tampoco es correcto fomentar una idea para cambiar el sentido de la Navidad. Una historia creada por adultos –con o sin fundamentos- para los niños y que la mercadotecnia se ha encargado de darle una dimensión que en realidad no tiene.

Y si no lo creemos, veamos las peticiones que hacen actualmente los pequeños y que ponen en aprietos a los papás. Lamentablemente la tecnología nos ha atrapado a todos y con mayor rapidez a las nuevas generaciones. Regalos costosos no significa precisamente dar con amor o querer más a las personas.

Navidad es agradecer a Dios por las bendiciones recibidas, por la vida, por la salud, por el trabajo y por tantas cosas más, como estar reunidos en familia. Agradecer el tiempo que disfrutamos a los seres que se nos adelantaron, pero que dejaron un gran recuerdo en nuestra vida.

Navidad es dar con alegría y recibir con gratitud. Es reconocer la labor de quienes sirven a la comunidad a través de sus empleos. Personas que cumplen con dedicación y buena actitud con su deber.

Me refiero a los cuerpos policíacos, bomberos, socorristas, servicios médicos en hospitales. Sin faltar Marina y Fuerzas Armadas y a todo aquel que esté cubriendo guardias en sus corporaciones y no pueda disfrutar la cena navideña con su familia, pero está dando lo mejor de sí mismo al servicio de los demás.

A todos ellos…..GRACIAS y que Dios los bendiga.

NAVIDAD es la oportunidad que tenemos para reflexionar, de poner en la balanza nuestros logros, lo que obtuvimos y lo que dejamos de hacer. De darle importancia a aquello que realmente lo tiene y no preocuparnos o angustiarnos por lo superfluo. De valorar a nuestras verdaderas amistades, principalmente a nuestra familia.

Deseo de todo corazón que la felicidad y la paz estén en sus hogares esta Navidad y que el próximo año venga cargado de salud y prosperidad en cada hogar. Dios los bendiga a todos ustedes, estimados lectores.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2