×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
14 Octubre 2017 03:00:00
Necesitamos poco para ser felices
¿Nos hemos detenido a pensar, reflexionar en lo que nos hace felices? ¿Qué es para cada uno de nosotros la felicidad? ¿Cuánto necesitamos para alcanzarla?

Esta reflexión viene por algo que se dio a conocer por internet y me pareció interesante. Se trataba de un ejercicio que a un joven –al parecer relacionado con Medios de Comunicación- se le ocurrió hacer.

El joven se instaló en una de las avenidas más concurridas de Nueva York y en el atuendo seleccionado para su, digamos, “experimento”, colocó suficientes dólares prendidos a la ropa.

La gente pasaba y lo veía con cierta curiosidad. Él los invitaba a tomar algún billete y hubo quienes desprendían no uno, sino varios. Las personas que por ahí pasaban, iban vestidos de manera formal, casual pero todos –al menos así fue mi percepción- con algún empleo.

Una chica se apresuró a tomar algunos billetes y el chico le hizo la observación que ella no necesitaba hacer eso. “Tu bolsa es de firma, es original”; ella respondió que sí, “pero ahorita voy a que me arreglen las uñas”. Palabras más, palabras menos.

De pronto apareció la figura de un indigente que observaba un poco alejado, la escena. El chico al verlo lo invitó a que tomara lo que necesitara. Dudoso, se acercó y con cierta precaución o timidez quizás, tomó un billete. “Lo quiero para comer”. El promotor del ejercicio social, le insistió que se llevara más billetes y solo tomó, uno más. Se iba a retirar pero se detuvo y regresó a colocar un billete.

¿Por qué lo hizo? Porque él solo necesitaba un poco para comprar su alimento; el que dejaba era para alguien más en situación similar a la de él.

Este ejercicio, quizás fue divertido verlo por la forma en que se comportaron quienes participaron en él. Sin embargo, real o no –por aquello de lo que se ve a través de las redes sociales- es una invitación a la reflexión.

¿Cuánto necesitamos realmente para ser
felices?
¿Necesitamos comprar ropa, calzado, accesorios de marca? ¿Queremos agradar o presumir? ¿Queremos sentirnos bien o buscamos que otros nos acepten? ¿Nos ponemos lo que está de moda o lo que nos queda bien?

El hombre mal vestido, quien tomara un billete para mitigar el hambre, sintió que no necesitaba más de lo que se le ofrecía; por eso pensó en alguien más que pudiera andar por ahí, sin haber probado alimento alguno esperando la noche para hurgar en los botes de basura con el anhelo de encontrar
desperdicios de comida.

La chica de la bolsa de marca, arrancaba los billetes con cierta rapidez; al ver la escena me dio la impresión que su cabecita se había convertido en una máquina registradora, contabilizando el dinero para pagar su vanidad del día.

No hay duda que con frecuencia, conocemos historias de las cuales aprendemos. Historias de la vida real o algunas actuadas quizás, que permiten que hagamos un alto en nuestro camino.

Hacia dónde vamos,
qué queremos
En mi opinión, no creo que sea más feliz quien realiza un largo viaje al extranjero que quien se queda en casa y en reunión familiar disfruta sus anécdotas, sus fotografías, sus recuerdos.

La felicidad depende de cada uno de nosotros. La verdadera felicidad hay que construirla día a día. Se va conformando de pequeños detalles. De sueños, de logros, de vivencias, de anécdotas compartidas que vienen a llenar nuestra vida.

¿Qué hace feliz a un niño? ¿Realmente que papá y mamá le compren juguetes caros o simplemente jugar?

Cuando veo abuelas orgullosas –yo entre ellas- presumiendo felices las actividades de los nietos, como un día lo hicimos con los hijos, no me queda más que dar gracias a Dios por tanta felicidad.

Ser feliz, no hay duda, que es una actitud, es estar en paz con lo que nos rodea, con nosotros mismos y por supuesto, diariamente debemos agradecer a Dios por todo lo que con tanto amor, nos da.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2