×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
04 Octubre 2017 04:00:00
Negocios son negocios
Los capitales (pero los grandes capitales) no tienen patria y se van a donde están seguros para sus rendimientos y su certidumbre jurídica. En México, el Impuesto Sobre la Renta (ISR) es de 32% para todos los contribuyentes, sean personas físicas o morales, y para 2017 se espera ingresar por este concepto 1.7 billones de pesos. De este dinero, casi un billón corresponde al ISR empresarial y el resto, 700 mil millones de pesos, lo aportan los grandes contribuyentes, es decir, quienes tienen la facilidad de contratar despachos contables o fiscales en busca de estrategias para pagar menos impuestos.

¿Por qué les digo esto, mis queridos seis lectores? El Presidente de Estados Unidos, el Sr. Trump, piensa emitir una ley para reducir el ISR en Estados Unidos a 20%, pero ¿qué es lo que pasaría en México? Habría muchas empresas que se llevarían a EU sus matrices y en vez de pagar 32% aquí, pagarían 20% allá. De esta manera, si esto llegara a suceder, México dejaría de percibir ingresos por entre 200 mil y 400 mil millones de pesos, ya que cualquier empresa mexicana que se ponga bajo las leyes americanas podría ahorrarse ese 12 por ciento. Si esta reforma fiscal en EU pasa ahora en octubre, que es muy probable que suceda, México no va a tener tiempo para hacer cambios en su presupuesto para 2018 y tendrá que hablar con los grandes contribuyentes para que por favor este año no hagan propuestas fiscales y que no se vayan a Estados Unidos.

Por eso decimos que negocios son negocios y el capital no tiene patria. Si me ahorro una buena lana, ¿por qué me tengo que quedar? Ya va a suceder en Estados Unidos, pues va a haber más dinerito para gastar, más trabajos que ofertar, más circulante, por lo que también se viene un incremento en las tasas de interés, y si los americanos suben la tasa de interés nosotros también tendremos que hacer lo propio, y es un círculo negativo para México porque al momento de tener tasas más altas el mercado interno se contrae y no hay crecimiento. Pero para el mercado americano va a haber más proyectos, más empresas y más circulante, entonces el Gobierno mexicano, junto con el Congreso federal, tendrá que implementar una estrategia para establecer un ISR igual o menor que el de EU. Puede ser de un año para otro, o en cinco años ir rebajando el ISR 2% anual hasta llegar al 20% que se aplicaría en el vecino país.

El problema es que ni el IVA ni el IEPS (Impuesto Especial sobre Productos y Servicios) juntos alcanzan a aportar el monto del ISR y el nuevo Presidente de México tendrá que ser alguien que entienda la economía y las finanzas para poder sortear el presupuesto que requerirá una nueva administración. ¿Qué significa esto? Que no la tenemos tan sencilla y los ingresos presupuestarios del Gobierno federal tenderán a disminuir, ya que el ISR representa 56.54% de los ingresos tributarios totales de México. ¿Y ustedes qué piensan?
Imprimir
COMENTARIOS



top-add