×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2016 04:07:34
Ni faldas ni pantalones
Todas las grandes cosas llevan su tiempo, como un buen vino. Hasta hace poco que un ciudadano afroamericano ocupara la silla presidencial de una gran potencia como Estados Unidos -que tiene un pasado de esclavitud y racismo-, era impensable. Barack Obama ganó por primera vez las elecciones en 2009 y posteriormente en su reelección en 2012. Desde sus inicios, el presidente Obama se mostró fuerte como líder político y social, pues no sólo él se mostraba comprometido con su país, sino también todo su equipo, su mano derecha y compañera de vida, su esposa, Michelle Obama.

Hace poco, durante una conferencia de prensa llevada a cabo en éste periodo de campañas electorales, Michelle expresó su completo apoyo e incitó a los ciudadanos estadunidenses a votar por la ya previa candidata en elecciones pasadas y exprimera dama, Hillary Clinton. Pero, ¿por qué habrían de darle su sufragio a ella y, en qué nos beneficiaría a los mexicanos su victoria?

Dejando de lado el tema del candidato Republicano Donald Trump, de quien creo que todo el mundo –en especial el pueblo latinoamericano– está consciente y conoce de sus polémicas políticas públicas, reformas, proyectos e ideales, Hillary Clinton está muy arriba de su contendiente. ¿Qué debemos saber de ella y qué cosas planea para el futuro de su país?

La conocemos desde que llegó a La Casa Blanca en 1993 como esposa del expresidente Bill Clinton, quien tuvo un destacado desempeño mientras estuvo al frente de Estados Unidos, y hasta hace unos años que se desempeñó como la sexagésima séptima secretaria de Estado de Estados Unidos, de 2009 a 2013, y senadora júnior de Estados Unidos, representando a Nueva York, de 2001 a 2009.

Entre sus muchas propuestas se encuentra una reforma a los impuestos que promete un gran crecimiento económico para su país; está comprometida en erradicar el terrorismo, pretende eliminar las barreras sociales y económicas que el racismo representa. Hillary, al igual que miles de habitantes en Estados Unidos, desea que la discriminación termine. Para ello, dice que promoverá reformas en el sistema criminal de justicia, en el derecho al voto, protección de
inmigrantes y sus derechos así como la de sus familias, equidad legal y buscar la aceptación social para ponerle un fin a la violencia contra la comunidad homosexual y transexual.

Nuestro país vecino ha avanzado con enormes zancadas sobre el terreno de las oportunidades para las mujeres, sin embargo muchas aún enfrentan múltiples barreras al entrar y avanzar en el campo laboral. Como presidenta Hillary trabajará sobre la brecha salarial, pues las mujeres –especialmente las de color– ganan menos que los hombres.

Hillary planea tener mano dura sobre el gran problema de violencia de género que existe. También promover el cuidado en la salud femenina, una sexualidad responsable, la concientización de los derechos reproductivos e incluso, si así es la decisión, del aborto seguro y legal.

Clinton cree que los problemas que afectan a las mujeres, afectan el futuro y competitividad de su país, pues asegura que lo que es bueno para las mujeres, es bueno para América. Este es el momento de que el mundo dé otro gran paso al desarrollo, el momento de que una mujer tenga el control.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add