×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
26 Mayo 2018 04:00:00
Ni mentiras ni engaños
Al igual que un buen número de votantes, he estado atenta a los debates entre los candidatos, así como las entrevistas en diferentes foros, que le han hecho a quienes pretenden gobernar a México.

Me he dado cuenta en todo este tiempo de campañas de algunos detalles que seguramente usted también ha observado, estimado lector (a): El único candidato realmente independiente es José Antonio Mead.

Con esto no quiere decir que lo esté promoviendo, porque la decisión de votar es del ciudadano. Es simplemente mi opinión, mi punto de vista.

A Mead lo arropó un partido después de proponerlo como su candidato. Y lo arropó aún sin ser un militante y quizás ni simpatizante; eso, no lo sé. Su designación causó de cierta manera sorpresa porque sin duda había otros nombres de funcionarios del gobierno actual que bien podrían haber sido escogidos.

No dudo ni tantito que además de la sorpresa para los actores principales que esperaban la candidatura, vino el desencanto por cómo se manejó la cuestión política dentro de un partido que parecía habérsele cerrado el mundo, a la hora de elegir candidato.

El caso que Mead, según las encuestas (en las que yo no confío mucho) además de que resultan algo tramposas, no avanzaba mucho que digamos.

Mencionaba al principio que he seguido de cerca la campaña de los candidatos y sus discursos, sus propuestas, sus ofertas políticas. Mead me da la impresión de que es un hombre serio, responsable.

Obviamente nadie podría asegurar, menos en estos tiempos, que sería capaz de meter las manos al fuego por alguien y menos por un candidato en particular porque todos, traen “arrastrando cola”, unos más larga que otros, pero ahí la traen.

Menos aún están exentos de ser señalados, aquellos que pertenecieron a un partido o grupo político que hoy, por esas vueltas que da la vida, dicen repudiar.

No vamos a entrar en cuestionamientos del por qué optan algunos de salirse de “su” partido para brincar a otro y luego a otro más, convirtiéndose en “chapulines” políticos, para convertirse en enemigos acérrimos y pretender enarbolar un estandarte que por supuesto no les queda: El de la honestidad.

¿Cómo hablar de “mafia del poder” cuando de alguna manera se ha pertenecido a ella? ¿Cómo hablar de honestidad cuando no se pueden o quieren demostrar de qué han vivido? ¿Cómo repudiar a un partido cuando se convierte otro grupo en empresa familiar?

¡POR DIOS! Los mexicanos no nos merecemos tanta verborrea que aturde, que lastima nuestra sensibilidad.

No nos merecemos más mentiras ni engaños. Tampoco las personas humildes de corazón y de condición merecen que se les engañe. Que se les diga que van a recibir como regalo apoyos económicos por edad, condición social o laboral.

Ningún candidato tiene el poder para convertir en realidad lo que promete.

Sencillamente porque ninguno es mago. No tienen esa varita mágica que todos quisiéramos tener para resolver nuestros problemas.

Y créalo usted, los problemas del país, no son pocos, por lo tanto, NO se van a resolver de la noche a la mañana, sobre todo el de la inseguridad, la cual ha crecido de manera alarmante, donde los criminales operan de manera despiadada y con toda la impunidad. No importa la hora ni el lugar.

Por eso resulta verdaderamente preocupante que un candidato ofrezca amnistía a delincuentes, que significa liberar a quienes han sido los verdugos de la sociedad. Una verdadera burla para las víctimas del delito y sus familias.

¿Cómo pueden prometer que acabarán con la corrupción si han sido parte de ella? ¿Acaso vivir del presupuesto, proteger a delincuentes entre otras cosas, no es corrupción?

¿No es corrupción proteger de alguna manera a quienes han sido señalados de apropiarse grandes fortunas pertenecientes a trabajadores de un gremio? ¿Acaso no forma parte de la corrupción aspirar a una representación plurinominal solo para tener fuero y no ser alcanzado por la ley?
En el juego de palabras, lo que para unos es corrupción, para otros -porque así conviene a sus intereses- significa: Democracia.

La manipulación de ideas es realmente lamentable y vergonzosa. Muy triste cuando se manipulan los sentimientos, la necesidad y el atraso de un pueblo. Más lamentable cuando se actúa con dolo ocultando las verdaderas intenciones.

Nadie es mejor que otro solo por cambiar de un partido, de un grupo, de una asociación, de eso no hay duda. En estos momentos de apasionamiento político, lo que menos deseamos los mexicanos, porque sencillamente no es bueno para el país, son las confrontaciones que pueden conducir al divisionismo. Solo pedimos no más mentiras ni engaños. Deseamos escuchar propuestas reales con posibles soluciones, no promesas de campaña que solo quedarán en eso: Simples promesas.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2