×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
28 Agosto 2018 04:00:00
Niña de roja tierra
Por: Aurora de Jesús Alvarado

Dentro de la crudeza y rebeldía de la época revolucionaria, está la recreación de imágenes en un estilo duro y sutil gracias a la pluma de Nellie Campobello. En esa narrativa, estrujante por un lado y por otro poética, que encierran sus historias vividas desde su infancia están Cartucho y Las Manos de Mamá.

Estas dos obras llevan la contraparte de la otra: la crudeza y lo poético. Los temas centrales que abordan son la muerte, con su fisonomía áspera de cuerpos rotos; y la madre, con la ternura protectora vista a través de sus manos. Para Nellie, tal escenario coronó su mundo infantil con tonalidades de rudeza y de terror propias de una guerra revolucionaria, aunque las abordó en su inicio de manera inocente y natural gracias al escudo de su madre, “la falda”, semejante a un refugio que la protegía en todo momento.

Una forma de conocer la época revolucionaria es adentrarse en la narrativa de Campobello, quien, con su originalidad, rompió con la linealidad y el costumbrismo característico de las novelas de la época. Sus escritos abrieron nuevas posibilidades a la narrativa del México postrevolucionario, como ejemplo están El Llano en Llamas y Pedro Páramo de Juan Rulfo

María Francisca Luna Moya es el nombre real de la también llamada Centaura del Norte, fue hija de Rafaela Luna y Felipe de Jesús Moya, nacida en el municipio de Villa Ocampo, Durango, el 7 de noviembre de 1900. La escritora usó también el seudónimo de Francisca Campbell, con el apellido del padre de su hermana Gloria.

Cartucho, de 1931, muestra los sucesos desde el punto de vista de una niña que ve caer muertos, de frases venidas de su madre, del vaivén de soldados que entran en la cocina, que comen, cenan, descansan y se van. Aparecen las usanzas del General Villa, cuya sola presencia hacía que la tropa respirase miedo y lealtad. Hay lugar para pasajes que están en el registro de la memoria y salen a la luz como crónicas, relatos y poemas.

En El Muerto la narradora nos dice: “El caso es que las balas pasaban por la mera puerta, a mí me pareció muy bonito; luego, luego quise asomarme para ver cómo peleaba El Kirilí. Mamá le dijo a Felipe Reyes, un muchacho de las cuevas, que nos cuidara y no nos dejar a salir. Nosotras, ansiosas, queríamos ver caer a los hombres; nos imaginábamos la calle regada de muertos”.

“El mochito, con su uniforme cerrado y unos botones amarillos que le brillaban con el sol, estaba tirado muy recto como haciendo saludo militar. Tenía la bolsa al revés, los ojos entreabiertos, el zapato a un lado de la cara, agujereado por dos balazos”.

Para Campobello, los detalles de la observación y la familiaridad creciron bajo el diario acontecer que vivió. Era de lo que se nutría involuntariamente y no había otra salida de liberación que a la manera subliminal de la escritura.

En Las Manos de Mamá, de 1937, radica un homenaje de Nellie para su madre Rafaela, llamándole “Usted” o “Ella”.

En Amor de Nosotros Campobello narra: “Oscurecía, nos sentaba a todos en derredor y nos daba lo que sus manos cocinaban para nosotros. No nos decía nada; se estaba allí, callada como una paloma herida, dócil y fina”.

Mientras que En el texto titulado Su Falda nos dice: “Nosotros desconocíamos la tristeza. Todo era natural en nuestro mundo, en nuestro juego. Los cantos de Mamá, sus regaños y su cara preciosa eran también nuestros. La falda de ‘ella’, era el refugio salvador. Podía llover, tronar, caer centellas, soplar huracanes; nosotros estábamos allí en aquella puerta gris, protegidos por ella. Su esbelta figura, con el caer de los pliegues de su enagua, hacía que nuestros ojos vieran una mamá inolvidable”.

En esta obra, lo que expresa Nellie, es un himno hacia la admiración, el respeto, el agradecimiento y el amor hacia el ser que lo único que hizo fue hacerlos fuertes sin siquiera ella saberlo, estaba adherido, era instintivo.

LOS recuerdoS que aparecen en Las Manos y La Falda son simbolismos que hicieron una función primordial en la autora, como los representantes del amor materno.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2