×
Querida Abby
Querida Abby
ver +
Jeanne Phillips escribe “Querida Abby”, la columna de consejos más leída en el mundo. Ella es la hija de Pauline Esther Friedman Phillips, quien fundó “Querida Abby” en 1956. En la columna de Diciembre de 2000, la señora Phillips presentoó a Jeanne como co-creadora de Querida Abby. Ambas empezaron a compartir el nombre Abigail Van Buren y las dos fueron fotografiadas en la columna. Jeanne asumió oficialmente el mando de Querida Abby en Agosto de 2002, cuando la familia Phillips anunció que Pauline había sido diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer. Jeanne continuó escribiendo bajo el seudónimo de “Abigail Van Buren”. “Querida Abby” es publicada en más de mil 400 periódicos en los Estado Unidos con una combinada circulación de 110 millones. En (el sitio en internet de Querida Abby) la columna reporta entre 5 mil a 10 mil cartas por semana, buscando consejos acerca de una gran variedad de situaciones personales. Jeanne ha aparecido en varios programas de televisión, incluyendo CNN con Larry King en vivo. Muchas prestigiosas organizaciones nacionales la han reconocido por su trabajo y esfuerzo en educar a sus lectores de diferentes temas relacionados con salud, seguridad, y la aceptación de diversidad de culturas.

" Comentar Imprimir
07 Julio 2011 04:00:15
Niños causan conflicto a mujer
QUERIDA ABBY: Soy una mujer de 23 años de edad y he estado ayudando a criar a mis tres adorables ahijados en los últimos años. Su madre también tiene 23 años. Quedó embarazada de su hijo mayor cuando tenía 15 años. Es una joven madre soltera, no está preparada para la responsabilidad, así es que yo he intervenido.

Cuando ellos eran bebés, nos turnábamos para mecerlos toda la noche. Los llevo al médico cuando están enfermos -con o sin su madre. Ayudé a seleccionar las escuelas a las que asisten. A través de los años he estado allí todos los días, despertándolos en la mañana, llevándolos a la escuela, acostándolos para dormir, etc.

Ahora me voy a casar y he reducido un poco mi papel de día a día, aunque todavía soy en muchos aspectos la “otra madre”. Me critican por ello todo el tiempo. Siempre me están diciendo, “No son tus hijos. No deberías estar haciendo esto”. Incluso mis futuros suegros lo han dicho.

No sé cómo responder. Me encantan mucho los niños, como si fueran míos. No puedo dejarlos sufrir por los numerosos errores de su madre. Le agradecería cualquier consejo que pueda darme. EN NUEVA INGLATERRA

QUERIDA MADRINA:
Puedo empezar preguntando, “¿Dónde está su madre?” ¿Dónde están los abuelos? Tres hijos, ¿ningún padre?, ¿quién los mantiene? Eres un ángel al haber intervenido, pero ¿por qué no está su madre para acostarlos en la noche, despertarlos por la mañana y llevarlos con el médico cuando están enfermos? Algo está seriamente fuera de orden.

En un futuro no muy lejano tendrás tus propios hijos que cuidar. Los esposos necesitan una cierta cantidad de atención y cuidado, también. Será imposible para ti seguir tan involucrada como lo has estado en las vidas de tus ahijados. Estás haciendo lo correcto alejándote poco a poco y debes seguir haciéndolo. Por mucho que los quieras, tus ahijados son responsabilidad de SU madre y ya has hecho más de lo que deberías de hacer.

QUERIDA ABBY:
Mi esposo y yo tuvimos un matrimonio lleno de problemas. Él fue un buen padre y proveedor, y yo lo respetaba por eso. Pero él no me respetaba a mí. Constantemente me culpaba y me criticaba por sus muchos problemas emocionales. Después de que le dije que lo iba a dejar, se suicidó.

Mi problema es que nuestros hijos adultos me culpan de su muerte. No quiero hablar mal de su padre o decirles de los desagradables detalles de nuestro matrimonio, pero no saben toda la historia.

He recibido mucho asesoramiento profesional y mis hijos también, pero se niegan a asistir a más sesiones. ¿Debo seguir haciendo lo mejor que puedo y esperar que ellos puedan ser más comprensivos a medida que maduren, o les cuento mi versión de la historia? – EN CALIFORNIA

ESTIMADA HACIENDO:
Sus hijos debieron saber toda la historia mientras estaban juntos en la terapia. Si les permite continuar en su creencia de que usted causó la muerte de su padre, su ira sólo seguirá aumentando.

Si es posible, esa conversación importante deberá llevarse a cabo con la ayuda de un mediador. Ya que ellos se niegan a ver a un terapeuta, le recomiendo un consejero religioso.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2