×
Francisco Aguirre Perales
Francisco Aguirre Perales
ver +

" Comentar Imprimir
14 Mayo 2018 04:00:00
No enfermen a la Universidad
Hace unas semanas varios medios de comunicación dieron cuenta de que en diversas escuelas de la Universidad Autónoma de Coahuila se detectó que dentro de las preferencias de algunos estudiantes se encuentra el consumo de drogas y que impulsados por esas adiciones, su recurrencia cada vez es más notoria con peligro de ganar adeptos, por lo que es imperioso que ese problema de salud en el campus universitario sea erradicado.

Los despachos informan también de otro problema, pues han ocurrido acciones delincuenciales que han afectado a sus escuelas en su patrimonio, que ha sufrido menoscabo.

Es necesario que las autoridades universitarias actúen con seriedad ante esta problemática, pues parte de su obligación es preservar que el alumnado se sienta con la seguridad de que dentro de su jurisdicción acudan estudiantes que no sean adictos a las drogas, ya que esa situación provocaría el relajamiento de la disciplina con riesgos más graves, además de no rendir en sus estudios y que aunque no tengan un valor pecuniario, que lo tengan que liquidar.

Si cuesta a la Universidad, que es alimentada con recursos que provienen de los erarios federal y estatal, cuya recaudación deriva de los impuestos que pagan los contribuyentes y que su desaprovechamiento sería injusto, y peor si la universidad no hace nada porque esos recursos se aprovechen para que se cumpla su objetivo.

Hasta donde se ha visto, la Universidad ha llevado una administración inercial, ya que no se ha percibido algún cambio en su dinámica, como acciones que eliminen vicios como los que he citado y otras como las imposiciones que han querido establecer con algunos directores de facultades.

Si la autoridad de esa casa de estudios se siente complacida porque dice que la mayoría de la masa estudiantil lo eligió, entonces la congruencia debe prevalecer y dejar que los alumnos decidan quién los dirija, o en su caso ¿no fue así su elección?

Mientras, abóquense a impulsar la investigación y el deporte procurándole el tiempo necesario y sobre todo sean más exigentes en el estudio, cuyo trabajo es honorable pues en él va implícito el saber, y dejen de lado las demostraciones románticas que no les pertenecen, al contraio los degrada máxime cuando deben ser los promotores de valores, como la fidelidad.

Se lo digo EN SERIO.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2