×
Denisse Dresser
Denisse Dresser
ver +

" Comentar Imprimir
04 Agosto 2014 03:00:23
No entienden que no entienden
Hay ministros de la Suprema Corte que no entienden su papel. Unos quieren conducir el autobús que busca correr de prisa para darle vida al texto constitucional. Otros van sentados en el cabús. Unos tienen el destino claro. Otros no quieren llegar a él. Unos han impulsado proyectos de vanguardia como el de Florence Cassez o la Guardería ABC o el fin del fuero militar. Otros han desechado un asunto tan importante como el de #YoContribuyente. Evidenciando así a una Corte confusa, una Corte confundida, una Corte que en ocasiones adopta una actitud de avanzada pero en otras parece retrógrada. O defensora de intereses que no son los que la Constitución debería proteger.

Como en el caso del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, quien en tres artículos en el periódico Excélsior muestra la manera en la cual alguien sentado en el Tribunal Supremo no debería comportarse. No debería ofuscar. No debería confundir. Refiriéndose al caso de #YoContribuyente -un amparo ciudadano interpuesto ante la decisión del Congreso de perdonar el pago del ISR a estados y municipios- el ministro vierte una serie de medias verdades, de legalismos irrelevantes, de afirmaciones dudosas. Porque la Corte no debe contribuir a la confusión sobre temas centrales del debate público; debe ayudar a su esclarecimiento. Porque la Corte no debe hacerle el trabajo sucio a la Presidencia, a la Secretaría de Hacienda, o al SAT; debe ser el contrapeso constitucional a su labor.

Cosa que el ministro Gutiérrez Ortiz Mena no entiende cuando escribe que el amparo de #YoContribuyente “aún no está resuelto” pues el expediente se ha turnado a otro ministro para la elaboración de un nuevo proyecto. Dando así a entender que todavía existe la oportunidad de que el fallo se revierta. Sugiriendo así que los demandantes todavía tendremos la oportunidad de conocer qué hicieron los gobernadores y los presidentes municipales con nuestros impuestos. Implicando así que la Suprema Corte quizás se parará del lado de la transparencia, la rendición de cuentas y las explicaciones necesarias sobre el uso del gasto público. En tres artículos tramposos, un ministro de la Suprema Corte intenta engañar a la opinión pública sobre lo que en realidad ha ocurrido y está ocurriendo.

Lo único que va a ocurrir es que él elabore un nuevo proyecto de sentencia que se limite a poner por escrito lo que ya fue decidido. Lo que ya fue votado. Lo que ya fue acordado a puerta cerrada y en una discusión pública que duró menos de cinco minutos. Los motivos detrás de un desechamiento que produce precisamente lo que el ministro niega: que los contribuyentes que sí pagan impuestos no tengan derecho a saber a quiénes les fueron perdonados.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2