×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
08 Noviembre 2017 04:00:00
No hacemos nada
Los señores legisladores conocían desde hace más de ocho meses las intenciones que tenía el señor Trump de bajar en EU el ISR corporativo a 20 por ciento. Esta reforma fiscal de Trump va a hacer que las empresas transnacionales en México puedan tributar en territorio estadunidense y en vez de pagar 30% pagarían 20%, el cual es un ahorro de casi 10% (si lo vemos, el gasto administrativo no llega ni a 2%, por lo que el ahorro sería de 8%), pero estamos hablando de cantidades exorbitantes y de empresas como América Móvil (Telcel), Walmart de México, Altos Hornos, Vitro, Alfa, Bimbo, Cemex, Kimberly Clark, Compañía Minería Mexicana e Industrias Peñoles, entre otras.

Imagínense ahorrar 8% en impuestos, ni con la mejor asesoría fiscal se llegaría a esos términos y en su hecho, mis queridos seis lectores, ya que sólo se requieren 52 votos republicanos en el Senado para tener esa reforma fiscal y, cosas de la vida, tienen justamente las 52 curules, por lo que la reforma va a pasar. También estamos hablando de que el Congreso estadunidense aprobó un presupuesto para 2018 de 4 billones de dólares, es decir, cuatro veces el PIB de México, presupuesto que incluye los dineros para construir el muro fronterizo. Así, Estados Unidos va a dejar de recaudar casi 6.2 billones de dólares en los próximos 10 años, pero como es previsible va a generar que no sólo los corporativos que están en México consideren irse a Estados Unidos, sino los que están en Francia, China, Corea o Japón, y esto va a generar más empleos mejor pagados a nivel no sólo de operarios, sino de licenciaturas.

Otra de las estrategias que trae Trump es que va a buscar que regresen capitales “golondrinos”, o sea, repatriar entre uno y dos billones de dólares de las compañías estadunidenses y estos recursos que lleguen a Estados Unidos solamente pagarían 10% de ISR, por lo que comentamos al principio que NO HACEMOS NADA para detener la fuga de capitales corporativos hacia Estados Unidos, si ya sabían los señores diputados que en 2018 ya viene esa estrategia y el ISR corporativo en México, que es de 30% y representa más de 64% de la recaudación del fisco mexicano, les va a dejar un gran desbalance de ingresos, ya que ni el IVA ni los impuestos especiales pueden compensar el desequilibrio que se va a producir. Los diputados ya se van y no quieren broncas, quieren cuentas alegres para todo mundo.

Recordemos que Donald Trump es un empresario, y si se fijan en su gabinete, todos son empresarios y quién va a salir beneficiado: pues todos ellos. Pero no perdamos de vista que de lo que se trata es de generar riqueza, empleos y bienestar y en 2018 se va a renovar el Congreso de Estados Unidos, por lo que los republicanos no pueden darse el lujo de perder el control de la Cámara de Representantes y el Senado. ¿Y ustedes qué opinan?
Imprimir
COMENTARIOS



top-add