×
Arturo Guerra LC
Arturo Guerra LC
ver +

" Comentar Imprimir
06 Diciembre 2015 05:06:04
No he venido por mi voluntad sino por la de Dios
De Tobías, 12

Así el arcángel Rafael explicó a Tobit y a Tobías los motivos de su venida para echarles una mano.

¡Qué manera tan diáfana la de este buen arcángel para informar que fue Dios quien le movió a venir y que su único mérito es haberse dejado traer! ¡Qué docilidad tan exquisita la de Rafael al querer de su Dios! ¡Qué comunión de voluntades tan irrompible entre Dios y Rafael!



Lo que Rafael quiere evitar a toda costa es apropiarse el agradecimiento que se le debe a Dios como autor de la bendición. No quiere que Tobit y Tobías piensen que el bien realizado haya sido debido a sus maravillosas capacidades de arcángel. Rafael no quiere tomar el lugar de Dios. Se reconoce enviado del Señor y eso le basta para ser feliz. Es como si dijera: “Si en algo les ayudé, bendito sea Dios, agradezcan al Señor de quien procede todo bien, incluido este bien que acaban de recibir y del que yo he sido instrumento”.

Se parece a la respuesta que Jesús dio a aquel joven que le llamaba Maestro Bueno: “¿Por qué me llamas bueno si el único bueno es Dios?”

¡Cuánto podemos aprender del arcángel Rafael! A la hora de querer lo que Dios quiere y a la hora de afrontar nuestra soberbia y nuestra búsqueda del aplauso…

Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2