×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
08 Enero 2019 04:00:00
No se olviden de ellas
Existen profesiones que no nos percatamos o bien pasan desapercibido, no porque no sean importantes; sino nos damos cuenta hasta que necesitamos de sus servicios.

Uno de ellos es el de los médicos, ya que a nadie le gusta estar enfermo, pero cuando se goza de salud, ni siquiera estas pensando en ellos. Ahora sí igualito que “lolita”, entre más lejos mejor.

Haciendo un paréntesis sobre el tema y para quienes no sepan quien es “lolita”, es la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, quien hace más de veinte años habían sacado un comercial para invitarte a cumplir con el pago de impuestos. La invitación lo hacia una mujer de nombre Lolita, quien se convertía en “Dolores”, al momento de no hacerlo por todos aquellos problemas causados por no pagar los impuestos.

Retomando el tema inicial con respecto a aquellos profesionistas a los que no se tienen presente diariamente, pero que no significa que no sean destacados, existe una profesión que indebidamente se le resta importancia, sin embargo, desempeñan un papel integral en el sistema de salud, considerado como el corazón de la asistencia sanitaria es el de las enfermeras y enfermeros.

Al menos aquí en México en 1931, el doctor José Castro Villagrana, director del Hospital Juárez de México instituyo el día, refiriéndose como el regalo de los santos reyes para los enfermos, es decir, el día 6 de enero como el Día de la Enfermera, mismo día cuando se parte la rosca de reyes y se le reza al Niño Dios.

Fueron muy pocos aquellos funcionarios quienes sí le reconocieron su labor, pero lamentablemente el resto de la población solamente nos acordamos de ellas y de ellos cuando estamos hospitalizados o sufrimos algún accidente siendo atendido por estos corazones de la asistencia sanitaria.

Pero el ser una enfermera o enfermero es una de las profesiones más exigentes en el mundo y necesita mucha dedicación y compromiso con el trabajo. Además de tener que hacer malabares con la papelería de los hospitales, tienen que actuar como un cuidador, comunicador y un maestro entre otros. Si las enfermeras fueran eliminadas del sistema de salud, definitivamente se derrumbaría o se colapsaría el sistema de salud tanto privada como de gobierno.

La mayoría de las personas no aprecian la verdadera naturaleza de las responsabilidades de una enfermera. A sus ojos, las enfermeras son las que simplemente administran una inyección, otros las ven como ayudantes médicos. Además, los medios de comunicación también proyectan una imagen diferente de lo que realmente hacen.

Y los peores, es decir, los pacientes mal agradecidos solo ven en ellas las personas con quien desquitarse los males que se sufren, pero contrario a ello muchos pacientes necesitan atenciones que pueden incluir la total ayuda que implica el hacer todo para el paciente. El cuidado también puede implicar ayudar a un paciente con la prevención de una enfermedad. Pero también el paciente tiene la obligación de cuidar a las enfermeras de no darles un mal trato.

Las enfermeras desempeñan un papel integral en la gestión de la atención. El objetivo de la gestión es garantizar que la atención que se brinda al paciente es coherente. Es su responsabilidad coordinar la atención prestada por los diversos actores para asegurar que se satisfacen todas las necesidades del paciente. Los distintos actores implican a profesionales y no profesionales.

Las enfermeras también deben actuar como un maestro. Ser un maestro para el paciente implica ayudar a los pacientes en la adquisición de conocimientos sobre su salud y medicamentos. Más a menudo que no, los pacientes estarán confundidos acerca de ciertos pasos y procedimientos. Es su obligación establecer el paciente recto en tales casos. Pero de todos estos papeles que juegan las enfermeras no hay uno que sea más importante que el otro. Todos son igual de importantes en la entrega de la satisfacción del paciente al 100 por ciento.

No permita que distractores ajenos como los que ha habido últimamente en el país se les olvide el trabajo de miles de enfermeras y también enfermeros que hacen posible ser el corazón de la salud porque sin esta profesión la labor de los médicos sería imposible.

No se les olvide el Día de la Enfermera, y si alguna vez fue atendido por uno de estos profesionistas, vaya personalmente a reconocerle su labor con un simple agradecimiento, pero no lo haga de manera impersonal como se ha venido haciendo en los últimos años por las redes sociales, ya que ni los tienen agregados en sus amistades. Es como pretender los ridículos agradecimientos a la Virgen María en su día por medio de Facebook, como si ella tuviera una cuenta para responderles a los “dizque” creyentes, pues si lo fueran hubieran ido a la iglesia a prenderle una velita o entregarle unas rosas. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2