×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
04 Noviembre 2018 03:10:00
No se van a dejar
SE EQUIVOCA QUIEN CREA QUE las pasadas elecciones mataron al dinosaurio; se equivocan quienes creen que los negocios y las transas de los políticos amparados a la sombra el poder se van a acabar, que la corrupción y la impunidad se van a terminar, que los enjuagues de los poderosos van a desaparecer a partir de diciembre.

NO, NI EL DINOSAURIO, NI sus socios, ni los dueños del gran capital han sido abatidos, apenas perdieron una batalla pero no la guerra, y poco a poco empiezan a embestir de nuevo; no aceptan que les hayan cancelando el negocio de su aeropuerto, que se pretenda gobernar con austeridad, que se le reduzcan los excesos y lujos a los funcionarios públicos y que se le hayan cancelado las pensiones millonarias de los ex presidentes. Ya empezaron a descalificar como acostumbran con sus mentiras, calumnias, desinformando, sembrando dudas con encono y van a seguir buscando cualquier pretexto para confrontar.

PERO DE LO QUE SÍ podemos estar seguros es que van a hacer hasta lo imposible por conservar sus privilegios, por seguir con más de lo mismo, sin importarles lo legal ni la gente, están obsesionados –tanto políticos como magnates- en continuar amasando fortunas que ni sus siguientes generaciones podrán acabarse. Por décadas se han acostumbrado a los lujos y excesos, a utilizar los bienes públicos para provecho personal y a que no pase nada.

LUJOS Y EXCESOS OBTENIDOS CON la complicidad del poder político que ha permitido que los 16 mexicanos con más dinero hayan acumulado fortunas que podrían pagar la deuda externa de México si así lo quisieran; acumulan la misma riqueza que el 50 por ciento más pobre de este país donde vive el hombre más rico de América Latina –y séptimo del mundo- junto con más de 53 millones de mexicanos pobres.

Y AUNQUE PAREZCA MENTIRA, EN nuestro país el mayor problema no son la corrupción ni la violencia sino la desigualdad ocasionada por un modelo económico que solo beneficia a las élites económicas. Nuestro país está dentro del 25 por ciento de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo. En México, los grupos de interés económico ejercen influencia desmedida sobre diferentes políticas públicas para mantener privilegios, lo que significa una captura política del Estado.

DESIGUALDAD OMNIPRESENTE EN TODOS LOS ámbitos; mientras la minoría privilegiada se atiende en hospitales de cinco estrellas o en el extranjero, el 56 por ciento de la población no tiene acceso a la seguridad social cuyos hospitales públicos están en pésimas condiciones, con personal insuficiente y sin medicinas. Desigualdad educativa donde las escuelas públicas –además de deterioradas- están atrapadas en líos sindicales, con maestros mal pagados y muchas veces mal preparados; mientras que la minoría privilegiada manda a sus hijos a estudiar a escuelas caras o al extranjero.

DESIGUALDAD SUMAMENTE MARCADA EN LOS ingresos, mientras la minoría privilegiada percibe diariamente ingresos de cuatro dígitos o más –y a veces hasta en dólares-, 7.5 millones de personas apenas reciben un salario mínimo en un país que presume de generar trabajo formal pero con ingresos en extremo precarios. Son esos grupos más privilegiados los que se benefician de mecanismos para deducir menos impuestos mientras quienes perciben bajos ingresos pagan –aunque no quieran- todos sus impuestos.

CON EL ASCENSO DEL NEOLIBERALISMO esa minoría privilegiada convirtió la Presidencia de la República en una gerencia ejecutiva a las órdenes del gran capital, en la que el gobierno solo se concibe como una oportunidad para hacer negocios. Y ahora que perdieron su aeropuerto empiezan a sentir temor de perder sus privilegios y se desgarran las vestiduras con lamentos apocalípticos sin recordar que con lo robado por los gobernadores en los últimos diez años alcanzaría para construir varios aeropuertos nuevos. Pero eso no lo ven.

DEFINITIVAMENTE NO SE VAN A dejar para perder sus privilegios que tanto daño nos han hecho y harán hasta lo imposible –llevándose entre las patas lo que sea- con tal de conservarlos. Siguen sin darse cuenta son minoría y eso ahora empieza a pesar.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2