×
Algarabía
Algarabía
ver +

" Comentar Imprimir
22 Marzo 2015 03:30:36
No soy de aquí ni soy de allá: los falsos adjetivos (Parte 2 de 2)
Por María Luisa Durán

Existen muchos productos y alimentos que llevan en su nombre un punto del planeta en el que no fueron ni inventados, ni cultivados, ni confeccionados; lugares en donde –a veces– ni siquiera los conocen. Los cacahuates japoneses, por ejemplo, no son de Japón, sino del mercado de La Merced; y los tacos árabes fueron creados, sí, por un libanés... pero en Puebla. (Continúa...)

Postres napolitanos
Ni el helado ni el flan napolitanos se inventaron en Nápoles. El helado lo crearon inmigrantes italianos en los EEUU, inspirados en los tres colores de la bandera de su país –verde, blanco y rojo–, pero usando los sabores de helado más populares entre los yanquis: fresa, vainilla y chocolate. En cuanto al flan, históricamente fue inventado por los antiguos romanos, pero en México se le agregó queso y tal vez por esto se le llamó así: flan napolitano.

Lechuga romana
Su nombre científico es Lactuca sativa y al parecer es originaria de Asia, pero como fue llevada a Europa por el Imperio romano, en el resto del Viejo Continente se le llamó popularmente lechuga romana y con este nombre llegó hasta nosotros.

Montaña rusa
Esta atracción indispensable de los parques de diversiones no se inventó en Rusia, sino en los EEUU; le pusieron ese nombre porque está inspirada en un juego infantil ruso del siglo 19; curiosamente, en Rusia le llaman Amyerikánskiye gorki, “montaña americana”.

Pizza hawaiana
Esta variedad de pizza hecha con queso, jamón y piña no fue inventada en Hawái, y ni siquiera los italianos disputan el crédito. Al parecer –esta hipótesis no ha sido comprobada– tiene su origen en Alemania y es la adaptación de un platillo del chef Clemens Wilmenrod, quien inventó la tostada hawaiana –un pan tostado con queso y jamón–, que se relaciona con la pizza por aquello de que lleva piña.

Sevillanas
A este par de obleas rellenas de cajeta y envueltas en papel celofán que dice “Las Sevillanas” se las puede reconocer por las dos españolitas, sello inconfundible de la marca. El dulce llamado sevillana no es de Sevilla, ni siquiera de España, es netamente mexicano. Las Sevillanas es una empresa fundada en 1959 por la familia Medellín, originaria de Matehuala, San Luis Potosí.

Sombrero Panamá
También conocido como de paja-toquilla, montecristi y jipijapa. Este tradicional accesorio con ala para la cabeza, que se hace con las hojas trenzadas de la palmera Carludovica palmata, nació en Cuenca, Ecuador. El falso adjetivo de este objeto surgió durante la construcción del Canal de Panamá, en Centroamérica. Los trabajadores se cubrían de las inclemencias del sol con este sombrero tejido creado en Ecuador. El entonces presidente estadounidense Theodore Roosevelt lo usó cuando visitó las obras, lo que aumentó la popularidad de la prenda, que actualmente también se produce en Panamá.

Zapato zueco
Si este calzado proviniera de Suecia, lo más lógico sería que se escribiera con s, pero no es así. La palabra zueco viene del latín soccus, que quiere decir “especie de pantufla empleada por las mujeres y los comediantes”. Estos zapatos hechos de madera son parte del traje típico de varias partes de Europa, como Inglaterra, España y la ya mencionada Suecia, pero la verdad es que cuando pensamos en ellos generalmente visualizamos a una holandesa en traje regional, quizá porque en este país son muy populares estos inconfundibles zapatones.

Acabamos este recuento con otro simpático ejemplo: el Parque Nacional Desierto de los Leones, en la Ciudad de México, que ni es un desierto ni habita en él ningún león. Es en realidad una zona boscosa con una extensión de 1866 hectáreas. Quizá su nombre se deba a que durante el periodo colonial el lugar estuvo en disputa por parte de cierta familia de apellido León. El calificativo desierto le fue impuesto porque la orden de Carmelitas Descalzas fundó en él un convento alejado del bullicio humano, que sirvió de retiro y meditación cristiana.
Para consolarnos un poco de todos estos falsos adjetivos tal vez sirva comentar que los bacilos búlgaros sí son de Bulgaria, las morelianas de Morelia y la salsa mexicana de México.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2