×
Armando Luna Canales
Armando Luna Canales
ver +

" Comentar Imprimir
08 Marzo 2017 04:00:00
#NoMeFelicites
Hoy no debe ser un día color de rosa. Ni morado. No debe ser un día social, mucho menos regalarles flores o chocolates a las mujeres. Es cierto que debemos honrarlas todos los días del año, pero hoy debemos reafirmar el compromiso que tenemos como sociedad para lograr la igualdad entre hombres y mujeres.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha decretado que el tema de 2017 para este día es “Las mujeres en un mundo laboral en transformación. Hacia un planeta 50-50 en 2030”, lo que significa la transición a un mundo equitativo de oportunidades.

El panorama no es alentador para este grupo de la sociedad, su objetivo de llegar al 50-50 parece distante. La realidad es otra. Según datos del INEGI demuestran que las mujeres ganan menos que los hombres por las actividades que estas realizan, esto sin contar con la discriminación de las que son sujetas en casa o en la misma escuela.

De acuerdo a una reciente encuesta, el Instituto señala que al tercer trimestre de 2016, la suma de mujeres ocupadas de 15 y más años en el país fue de 19.9 millones, de las cuales 23.3% trabajan por cuenta propia; 2.3 son empleadoras y 7.5% no reciben remuneración por su trabajo.

La obtención de importantes cargos en los sectores públicos y privados debe darse sin regateos ni pretextos. Tampoco debe darse con actitudes retadoras para saber quién es más fuerte, hombres o mujeres.

Leía que al menos en 46 países, organizaciones de mujeres han lanzado un llamado a un paro laboral (parcial y/o total), incluso a marchar, exigiendo una paridad de género a la voz de ya. Estar en esta posición no es sano en ningún rincón del planeta.

Hoy 8 de marzo no hay nada que celebrar, pero mucho por que luchar. Por eso me uno a su llamado nacional y no las felicitaré. A pesar de los discursos, los avances reales son muy pocos. En un mundo tan desigual, el llamado a contribuir debe comenzar desde casa, respetando la figura de los hombres y mujeres que integran nuestras familias, sin limitar el campo de estudio y laboral a nadie por su género. Hoy estoy más que convencido de que todas las mujeres, todos los derechos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2