×
Tomás Mojarro
Tomás Mojarro
ver +

" Comentar Imprimir
06 Agosto 2016 04:00:42
Norberto Rivera, ¡profeta!
La Iglesia tiene una misión profética. Tal afirma, a contracorriente de estudiosos como Erich Fromm y teólogos de la liberación, el cura Hugo Valdemar. Hablando de tales profetas, en sexenio de Fox el cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval, fue acusado de complicidad con jefes del narcotráfico, y la PGR abrió el expediente respectivo. Ahí saltó el profeta Norberto Rivera: “Los obispos y yo apoyamos totalmente al cardenal. Nada le encontrará la PGR”.

Nada ilegal pudo encontrarle gracias a un oportuno milagro de San Cristóbal, no el santo descontinuado sino el rancho de Fox, a donde el profeta en entredicho fue en peregrinación.

Doce obispos del Episcopado se solidarizan con el profeta Norberto Rivera por las agresiones que ha recibido de parte de “enemigos políticos”: Como colaboradores estrechos de Su Eminencia, le mostramos nuestra plena comunión y reconocimiento a su valiente ministerio pastoral.

De su presunta protección al sacerdote pedófilo Nicolás Aguilar, ni una palabra. A propósito: la acusación contra Sandoval Iñiguez se refería al lavado de dinero del narcotráfico. Más tarde lo afirmó, palabras más o menos, Ramón Godínez, obispo de Aguascalientes: Aquí, en el templo, se purifica el dinero del narcotráfico que recibimos en calidad de limosnas.

Narcotráfico y lavado de dinero: el negociazo de narcos y profetas del dinero sucio (dinero socio) ha corrompido y ha sido corrompido por magistrados, policías, políticos y profetas. El obispo Leonardo Boff, teólogo de la Teología de la Liberación:

Es profundamente antiético que jerarcas de la Iglesia católica mexicana se hayan visto envueltos en problemas con el narcotráfico. El poder religioso entra siempre en articulación con el poder político y el poder económico. Si el poder religioso no es vigilado, controlado, y si no mantiene su altura ética, hace negocios.

Sergio Obeso, obispo: Yo rechazo que la Iglesia esté utilizando dinero del narcotráfico. Se pueden decir tantas cosas...

El obispo de Hermosillo, Son., Carlos Quintero: “Bueno, sí, en Tijuana existen familias que han sostenido parroquias con dinero del narcotráfico. Seamos realistas. Sí, no podemos ocultar el mal, pero tampoco debemos omitir las cosas buenas del mal. En Tijuana hemos encontrado familias buenas que han ayudado a sostener el seminario y muchas otros que han aumentado el número de parroquias. Acepto que recursos provenientes del narcotráfico han llegado hasta las arcas de la Iglesia, particularmente en esta frontera”.

El párroco José Raúl Soto, de la Univ. Pontificia de México: Aquí, en la basílica de Guadalupe los narcotraficantes son muy generosos. Sin dejar de ser traficantes de drogas, ayudan y dan limosnas que nosotros ya las quisiéramos hacer. Los más generosos hasta hoy han sido Rafael Caro Quintero y Amado Carrillo.

Alberto Athié, sacerdote: “La Iglesia Católica Mexicana se mantendrá siempre abierta a los narcotraficantes. Los jerarcas católicos estarían dispuestos a reunirse con los traficantes, sí, pero sólo para pedirles que abandonen su actividad. Los narcotraficantes son vistos como muy malos, pero en algunas ocasiones son diferentes. No podemos identificarlos como personas esencialmente malas. Hay quienes tienen la inquietud de buscar el bien y hacer cosas a favor de las comunidad”.

G. Prigione cuando nuncio apostólico del Vaticano en México: “El padre G. Montaño fue el enlace entre los Arellano Félix y yo. No volveré a tener contacto alguno ni a entrevistarme con narcotraficantes”.

Onésimo Cepeda, profeta emérito (catedral de Ecatepec): Nosotros los clérigos les decimos a los narcotraficantes: “Váyanse, hijos, el Señor los perdona y no pequen más”.

¿Esos, no Elías ni Ezequiel, son los verdaderos profetas? (Uf).
Imprimir
COMENTARIOS



top-add