×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
18 Mayo 2018 04:00:00
Nos lastima Margarita
Aunque muchos se dicen sorprendidos ante la renuncia de la única candidata independiente, para mí, su declinación era sólo cuestión de tiempo, y es que dicha dimisión se da en un momento por demás significativo en la insípida campaña de la exprimera dama Margarita Ester Zavala Gómez del Campo, y es que precisamente fue un día después de que la encuestadora Consulta Mitofsky revelara que Zavala cuenta con el 2.9% de las preferencias, es decir, casi un punto menos respecto al sondeo de abril.

Así pues, desde el martes pasado, Margarita Zavala anunció su renuncia durante la grabación de un programa televisivo, sin embargo, su confesión se dio a conocer antes de la transmisión del mismo; en dicho programa, la candidata independiente dijo fundar su decisión en un supuesto principio de congruencia y honestidad política, lo que a todas luces resulta falso y contradictorio, ya que ella misma, el pasado 26 de abril, descartó cualquier posibilidad de renunciar o declinar a favor de otro candidato y aseguró que haría toda la campaña.

“Yo haré toda la campaña y quienes deciden son los ciudadanos”, dijo.

Aunado a lo anterior, debemos tomar en cuenta que este anuncio de la independiente se da también, un día después de que el candidato presidencial de la Coalición por México al Frente, Ricardo Anaya, anunciara que buscaría a la expanista para que declinara a su favor y con ello “consolidar un proyecto ganador” rumbo a las elecciones del 1 de julio próximo.

Ante tal panorama, es evidente que tanto la candidatura como la renuncia de Zavala, son actos previamente concertados por las cúpulas de los partidos mayoritarios y los operadores políticos del Gobierno en turno, por lo que, sin duda, las postulaciones de los independientes fueron instituidas con el único fin de buscar la dispersión del voto genuino.

Sin embargo, ante el crecimiento permanente e inesperado del candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, esta dispersión se comenzó a concentrar en las propuestas emanadas de un mismo régimen, es decir, que la dispersión del voto que en elecciones pasadas tanto les ayudó, ahora les resultaba nociva, por lo que no tuvieron otro remedio más que el de cambiar de estrategia y olvidar esta dispersión, para buscar ahora la unificación de todos los votos de los simpatizantes del actual sistema de Gobierno. Así pues, respecto a la renuncia de doña Margarita, nada nuevo hay en las estrategias de campaña en esta sucesión presidencial; es evidente que la dimisión de la candidata independiente siempre estuvo considerada por su equipo, sino cómo explicar el poco dinamismo de su campaña, la prematura renuncia a los recursos públicos, sus discursos apresurados y los nulos compromisos de la candidata con los sectores específicos de nuestra sociedad.

Aceptémoslo, la candidatura de Margarita fue un gran engaño para la sociedad mexicana, al igual que su independiente aspiración, alejada del sistema de complicidad, corrupción, violencia e impunidad que tanto daño ha hecho a nuestras instituciones públicas y su renuncia la más cínica farsa para apoyar al régimen gobernante que aplasta el dinamismo social y sofoca la democracia mexicana. Qué lástima, Margarita, que seas tú quien ahora nos lastima.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2