×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
27 Diciembre 2017 04:01:00
Nueva relación política
Para el panista Jorge Zermeño, alcalde electo de Torreón, trabajar con un gobernador del PRI no es novedad. Entre 1997 y 1999 lo hizo con Rogelio Montemayor “sin problema, hubo entendimiento”, dijo al bisemanario Espacio 4 en una conversación reciente. El 5 de diciembre, el gobernador Miguel Riquelme se reunió con el también exembajador de México en España para abordar temas de seguridad y “reiterar su voluntad (…) y la disposición para que se mantengan las condiciones de tranquilidad durante y después del cambio de administración”.

El 1 de diciembre, en su toma de posesión, Riquelme se comprometió a “gobernar para todos los coahuilenses” y convocó a los alcaldes electos (26 del PRI, siete del PAN, tres de Unidad Democrática de Coahuila, uno del Verde y otro de Movimiento Ciudadano) a coordinar acciones “para plantear estratégicamente el cumplimiento de los compromisos con y para la ciudadanía”. Asimismo, les ofreció ser su aliado, respetar la autonomía municipal y apertura para colaborar con sus administraciones.

En el sexenio pasado, Rubén Moreira brindó a los entonces alcaldes de Torreón, Eduardo Olmos y Miguel Riquelme, un trato preferente. La intención de fondo era proyectar a Riquelme como sucesor. Pero mientras más cerca estaba de la metrópoli lagunera, más se alejaba de Saltillo. Su relación con el alcalde Jericó Abramo era fría, a pesar de militar en el mismo partido, pero las cosas empeoraron a partir de 2014, cuando el panista Isidro López Villarreal asumió la Alcaldía.

Moreira no asistió a ninguno de los informes de Abramo ni de López. Ceremonias que por lo regular se realizaban en Saltillo, como sede de los poderes del estado, se trasladaron a Ramos Arizpe y a otras cabeceras para no compartir reflectores con el alcalde panista. Incluso la Feria Internacional del Libro se trasladó a Arteaga. Los desaires lo eran también para los saltillenses.

El 30 de noviembre, luego de solicitar a la Secretaría de Finanzas 136 millones de pesos de participaciones federales, López responsabilizó a Moreira de represalias en contra suya o de su familia. “Acabo de recibir una llamada del gobernador Rubén Moreira Valdez, insultándome y amenazándome por solicitar estos recursos que les corresponden a los saltillenses”, denunció en un video a través de las redes sociales.

Entrevistado sobre el tema en Piedras Negras, Moreira negó las amenazas, pero insultó a López Villarreal. “El señor alcalde está tratando de hacer una campaña de senador y está procurando (…) atraer la atención de los medios. Además, yo siempre he pugnado por la protección a los animales, entonces sería incapaz de hacerle algo”, ironizó. Según un video y una supuesta transcripción de la llamada del entonces gobernador al alcalde, la anterior habría sido la parte más amable de la discusión.

Según la Auditoría Superior de la Federación, entre 2016 y 2017 el gobierno de Rubén Moreira informó a la Secretaría de Hacienda haber entregado 648 millones de pesos de participaciones federales a los municipios, las cuales no se recibieron (El Norte, 06.12.17).

El gobernador Miguel Riquelme necesita construir una nueva relación con los alcaldes de oposición. Su primer contacto con Jorge Zermeño, al parecer, dejó satisfechas a ambas partes. “Zermeño debe tener la certeza de lo que va a recibir y cómo se va a trabajar con el Gobierno del Estado”. El PRI perdió Torreón después de ocho años y recuperó Saltillo. El reto de la Administración estatal consiste en mantener el equilibrio entre las principales ciudades del estado y dejar atrás las confrontaciones.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2