×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
01 Septiembre 2018 05:00:00
Nuevo Aeropuerto: Slim dijo no
El futuro del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es cada vez más incierto, luego de que los empresarios y constructores más ricos del país, encabezados por el ingeniero Carlos Slim Helú, se negarán a continuar con la obra, a terminarla y a operarla bajo el régimen de concesión, ante el ofrecimiento que ya les hizo en ese sentido el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

El argumento que dieron Slim y otros empresarios para rechazar la concesión del Nuevo Aeropuerto en el antiguo Lago de Texcoco fue que “su mantenimiento será demasiado costoso” por lo que no les interesó el planteamiento que les hicieron Andrés Manuel y su equipo técnico que realizó los dictámenes sobre la viabilidad de la obra aeroportuaria iniciada en el actual sexenio.

Fue por esa negativa de Slim y otros empresarios con la capacidad económica para hacerse cargo del NAIM, que López Obrador optó por convocar a la “consulta popular” en la que le pedirán a la población en general expresarse sobre si debe continuarse con el actual proyecto que se construye en Texcoco o se debe optar por mantener la actual terminal y construir dos nuevas pistas en la Base Aérea de Santa Lucía, para atender la demanda aeronáutica de la capital del país.

El problema, según una fuente de alto nivel del gabinete electo de López Obrador, es que tampoco en el futuro gobierno quieren continuar con el Nuevo Aeropuerto en Texcoco, porque consideran que el costo económico es demasiado alto para las finanzas públicas, además de que aseguran que los hundimientos en el terreno y el mantenimiento de la nueva terminal, tal como está diseñada, serán muy costosos y representarán una carga muy pesada para las finanzas públicas.

De hecho, según la misma fuente, la apuesta del grupo gobernante en la consulta popular, cuyas características, tiempos, organización y preguntas aún se desconocen, sería a que gane el “no” al Nuevo Aeropuerto y a partir de ahí impulsar la opción de Santa Lucía.

Y si los empresarios que tienen la capacidad económica en el país, como Slim, no quieren la concesión, “por el alto costo de operación y mantenimiento”, y la misma razón esgrime el futuro gobierno de López Obrador para no continuar con la obra, la pregunta es qué pasará entonces con la obra cumbre del gobierno de Enrique Peña Nieto, ¿la van a cancelar? ¿Qué harán con todo lo ya construido y con las millonarias inversiones de dinero público y privado ya realizadas en una obra que se supone lleva ya un avance de 30%?

Y lo más grave y riesgoso para el país ¿cómo van a enfrentar las recisiones de contratos públicos ya otorgados, los inevitables pagos de indemnizaciones que eso significará y, lo más grave, el deterioro de la imagen y hasta de la calificación de México por parte de las agencias financieras internacionales, que incluso podría aumentar el riesgo al país a la inversión foránea si se cancela una obra como esa. ¿Tendrán todo eso calculado en el equipo de López Obrador y entre los empresarios que no quisieron aceptar la concesión?

El caso Castañón, violencia familiar y vendetta política. Detrás del caso que le impidió a Noé Castañón presentarse en el Senado a la toma de protesta hay toda una historia que sorprende primero por la forma en que el priista chiapaneco se hizo de la senaduría, luego por las presiones y amenazas políticas que recibió para que se cambiara al PVEM y renunciara al PRI si es que quería mantener la senaduría y finalmente por las acusaciones que se le formularon y la forma prepotente e influyente en la que el también hijo del exministro de la Suprema Corte de Justicia, Noé León Castañón, enfrentó las acciones judiciales en su contra.

El escaño senatorial le cayó a Noé Castañón casi por descarte. Porque al conformarse la coalición Todos por Chiapas: PRI, PVEM, Panal, Chiapas Unido y Mover a Chiapas, los tres partidos, antes de pelearse, pactaron que las dos candidaturas propietarias al Senado iban a ser para el Verde, que registró para la primera minoría a Luis Eduardo Lozano, quien era secretario particular de Fernando Castellanos y de suplente el priista José Antonio Albores Trujillo. Pero cuando se rompió la coalición y el Verde junto con los dos partidos locales se retiraron, comenzó el pleito por las candidaturas.

Primero renunció el priista Pepe Albores como suplente a senador y su lugar nunca fue remplazado. Cuando el INE preguntó al PRI quién sería el candidato suplente no había nadie a quién registrar y Noé Castañon, que era representante priista ante el órgano electoral, se puso él mismo para cubrir la suplencia; la sorpresa vino cuando, días antes de la elección el candidato propietario a senador por primera minoría, Luis Eduardo Lozano, también renunció y, al ganar Morena las dos senadurías por mayoría el 1 de julio, a la coalición rota entre PRI-PVEM le correspondió el escaño de primera minoría. Y como no había candidato propietario la senaduría recayó en el suplente que era justo Noé.

Y ahí comenzó la presión: del PVEM en Chiapas buscaron a Castañón para decirle que la senaduría les correspondía a ellos y que si quería conservarla tenía que renunciar al PRI y afiliarse al Verde. Noé se negó: “yo seguiré siendo priista y así iré al Senado”. Y la respuesta de los verdes fue impugnarlo ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que finalmente terminó fallando a favor de que el suplente priista ocupara el escaño de primera minoría, tal como ya lo había ratificado el INE por unanimidad.

Personeros del PVEM buscaron a la exesposa de Noé para ver si tenía algo contra el senador electo y afloró el pleito familiar por la custodia de los tres hijos, en el que la señora había acusado a Castañón de quitárselos ilegalmente e impedirle verlos utilizando sus influencias ante jueces por ser hijo del exministro de la Corte; comenzó entonces la historia que terminó con la detención del senador en Monterrey el martes pasado y el asunto pasó entonces de la “violencia familiar” y el influyentismo de Noé júnior a la vendetta política que hoy tiene al Senado con un integrante menos, que podría terminar impedido de tomar protesta si es que se le dicta prisión.

Así de rudo se llevan los chiapanecos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2