×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
06 Noviembre 2018 04:00:00
Nuevo de paquete
Descreída soy en lo referente a las estadísticas de pobreza, por lo menos en las mexicanas. Intento comprenderlo, con todas mis ganas, pero no me cuadran los números: Tantos premios facilísimos de ganar y muchos más esperando por uno manteniéndose, mientras tanto, en la aspiración por llegar a la clase alta.

Agradecería me asesore alguien versado en números, pensamiento matemático y cuentas claras, porque a mí se me mueven las cifras y soy más romántica que numérica cuando trato de ponerme a concatenar sorteos, concursos, certámenes y rifas con las muchas personas en nuestro país, cuyas esperanzas se van a la basura junto con los prometedores empaques de sus tantísimas compras.

Dicen que un señor en Veracruz encontró ambas partes de un auto, dibujadas estas en sendas tapas de refresco, las llevó a donde había de llevarlas, llenó formatos y solicitudes, demostró ser quien es y salió en la tele mostrando, orgullosamente, las llaves de su vehículo nuevo de paquete, cuyo costo, vale la pena decir, había ejercido ya comprando cientos de refrescos y pagando otros tantos médicos que controlasen su diabetes.

No tengo ningún sobrino, primo carnal o segundo, tío, cuñado, hermano, entenado, amigo ni enemigo tienen primos, hermanos, entenados, amigos o enemigos quienes conozcan a otros que hayan ganado uno de esos premios millonarios que prometen cuantos productos pasan en la tele.

No dudo, para nada, de la veracidad certificada en esos sorteos, pues sé de cierto que ya los registró Gobernación, dio por buenos el SAT y aceptó el pueblo en pleno, la razón por la cual mis conocidos y los suyos propios siguen tan pobres como esperanzados está relacionado con nuestra mala suerte en el juego… y también en el amor.

Dicen los abuelos: dinero llama dinero. Así, asumo que familias como los Slim, Romero o Gordillo fueron dotados con esa clase de fortuna y, hasta la fecha, ganaron los premios del refresco millonario, el concurso para triunfar en un minuto, fueron reyes por un día y registraron todos sus empaques de maicena, he ahí la génesis de sus fortunas.

Se necesita tiempo, sistematicidad y empeño para lograrlo, eso ha de ser. Siendo así, yo no aspiro a encontrarme siquiera un Gansito gratis cuando compre Bimbuñuelos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2