×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
29 Julio 2017 04:00:00
Nuevo TLCAN
No hay fecha que no se llegue y pronto empezarán las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En el tratado original hubo muchas deficiencias porque, ustedes se acordarán, no se cumplió al 100%, ya que a los 10 años estaba el punto de acuerdo en que pedíamos comprar autos americanos al mismo precio que estaban en el mercado estadunidense y que se podrían importar libremente, lo cual no sucedió.

Para que se den una idea, el tratado lo que viene a hacer es que los sectores de la economía puedan ser competitivos en los tres países. ¿Qué quiere decir esto? Pongamos como ejemplo al equipo de beisbol Saraperos: le dicen al club: “Mañana juegas contra Yankees de Nueva York”. ¡¡Imagínense!! Le darían una paliza de 100 a 1. Bueno, con el TLC te dan 10 años para que te pongas al nivel de ellos y en los 10 años tienen que contratar gente, hacer pláticas, cambios y contratar asesores para estar al mismo nivel. Y así pasa con todos los sectores y eso pasa en el TLC y con México.

Sin embargo, hubo sectores que ya estaban preparados desde el inicio, como el electrónico y el médico, pero otros necesitaban 3, 5, 6 años para abrir las fronteras y competir entre ellos. Pero, ¿saben cuál fue el mayor error en el TLC actual? No hubo un financiamiento barato para estar al mismo nivel que nuestra competencia, como se hizo en Alemania con el Plan Marshall al final de la Segunda Guerra Mundial, en el cual hubo créditos baratos a todos los sectores para que pudieran reactivarse y fíjense la potencia que es ahora. Creo que en este nuevo tratado no deben olvidar ese punto que es el financiamiento barato para ser competitivos, y más en el sector agropecuario.

Pero hay otros temas. Estamos ya en el tiempo de la web o internet y esto también incluye el comercio electrónico, por lo que debería haber una reducción de aranceles para ciertos productos; los más significativos de los tres países tendrían nuevos mercados para venderlos. Estamos hablando de que México podría poner en esos productos sus salsas, su tequila, tostadas, artesanías, etcétera; Canadá, sus productos lácteos, y Estados Unidos, su carne. Estos productos podrían venderse sin barreras arancelarias, lo que ayudaría a ingresar a nuevos mercados.

Asimismo, otra vez será especial el tema agropecuario, ya que Estados Unidos se está dando cuenta de que los mexicanos pueden comprar la alta fructosa proveniente del maíz amarillo que producen estados como Illinois, Tennessee y en sí todos los del centro de ese país. Se preguntarán: “¿Y ahora a quién le voy a vender?”, ya que México puede comprar a nuevos proveedores como argentina y a precios más competitivos y EU se va a ver en el dilema de a quién venderle esta enorme producción.

Creo también que otro tema que quiere ver EU en el TLC es el de que los sueldos se nivelen. Esto sería bueno para los mexicanos, pero entendamos que no podemos hacerlo por decreto y también hay que ser claros en que nuestra arma competitiva ante ellos es la mano de obra barata, ya que si no, pues todos los productos se producirían en China, Camboya y otros países asiáticos en lugar de en México y ahora sí los mexicanos de qué viviríamos. Creo que va a estar difícil que esos incrementos ocurran, pero harán mucho ruido, de mí se van a acordar, mis queridos seis lectores.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2