×
Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola
ver +
Carlos Loret de Mola estudio en el ITAM, la carrera de Economía. Estuvo en Acir, en Imer con Rocha, luego en Radio 13, después en W Radio y ahora también en Televisa. Nació en Mérida, Yucatán, México. Es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México(ITAM). Es conductor del informativo matutino Primero Noticias (1:N) en el canal 2 de Televisa, y del noticiero vespertino “ Hoy por Hoy” en W Radio. Ha sido corresponsal de guerra en Afganistán y Haití. En Indonesia cubrió los desastres que ocasionó el Tsunami. Es autor del libro “ El Negocio . La economía de México atrapada por el narcotráfico” y coautor de “ Bitácora de Guerra”. Carlos Loret de Mola trabajaba con Ricardo Rocha como reportero y un día lo llamó Luis Vázquez, quien es el Productor General de Noticieros de Televisa, y le dijo que si quería hacer un casting porque estaban por iniciar un nuevo proyecto de noticieros para Canal 4 y buscaban un conductor. Hizo el casting y antes de que llegara a su casa ya le habían hablado para decirle que lo habían seleccionado. Cuando lo contrataron, Leopoldo Gómez, Vicepresidente de Noticieros, le dijo que tenía total libertad para elegir los contenidos del noticiero. 2004 Carlos Loret de Mola es desde el 11 de octubre el titular del noticiero matutino del Canal de las Estrellas, Primero Noticias. Su trayectoria profesional ha sido reconocida con el Premio Nacional de Periodismo 2005 y con una Mención Especial en el Premio Nacional de Periodismo 2001; el Premio del Certamen Nacional de Periodismo durante 2002, 2003 y 2004; el Premio de la Asociación Nacional de Locutores en 2002 y 2003, el Primer Premio Parlamentario de Periodismo en 1998, entre varios otros. 2007 Carlos Loret de Mola viaja a Tabasco para dar cobertura personalmente a la tragedia de las inundaciones en esa región de México. Una semana después de haber terminado su programa en W Radio (del grupo Radiópolis), el periodista Carlos Loret de Mola debutó con una nueva emisión en Radio Fórmula, con el programa Contraportada.

" Comentar Imprimir
03 Noviembre 2010 04:04:55
Obama parece hecho en México
Fue el candidato perfecto: rompió todos los moldes, exasperó a sus oponentes anticuados y tradicionales, inspiró a millones, superó barreras que parecían infranqueables, motivó a los que nunca habían votado. Hizo historia.

Su frescura y desparpajo dejaron acartonado y obsoleto al establishment político. Aprovechó como nadie las herramientas de la comunicación y la mercadotecnia, explotó con eficacia nunca vista el hartazgo de la gente, su deseo de cambio, su esperanza de un futuro posible.

Tras comenzar con todo en contra, diluyó poco a poco el escepticismo de los analistas políticos, venció las resistencias en las cúpulas de su propio partido para ganar la nominación y con un mensaje sencillo, directo, conectó con el votante común.

Mostrándose como un ser humano, ciudadano cualquiera, vino de atrás para generar una ola de entusiasmo sin precedente, hizo trizas los mitos de la clase política, destrozó tabúes y cautivó dentro y fuera de las fronteras de su país.

El día que ganó las elecciones inscribió su nombre en la historia. Alcanzó el punto más alto de su carrera. Hoy muchos se preguntan si ahí debió haber entregado la estafeta a alguien que quisiera y supiera gobernar, pues apenas tomó posesión la realidad lo abrumó, tuvo que ponerse el corsé de presidente que le hizo perder frescura y serenidad.

La enorme bola de nieve formada con las expectativas que construyó durante su campaña se volvió un alud persiguiéndolo cuesta abajo. Su discurso de exaltación de la democracia y la apertura mutó rápidamente en una constante queja sobre los límites que pone ese mismo sistema democrático a quien intenta mandar en un país: un Congreso dividido, la quisquillosa vigilancia de los medios, la presión de los grupos de interés.

De una larga lista de promesas de campaña apenas logró cristalizar una o dos iniciativas importantes, que se aprobaron ya muy desdibujadas. Al cabo de unos meses, la esperanza se tornó desencanto, la insatisfecha exigencia de un mejor nivel de vida se volvió enojo.

Su romance con los índices de popularidad terminó. A falta de logros, su equipo de colaboradores intentó suplir la merma de su imagen personal convirtiendo a sus hijas en personajes asiduos en las revistas del corazón y alentando el protagonismo de su esposa. La cosecha no fue de puntos positivos, sino de críticas generalizadas. Las encuestas de intención de voto mostraron el cuadro temido: a medida que se acercaba la mitad de su periodo y las elecciones intermedias, su aceptación se desplomaba y arrastraba a su partido a una derrota dolorosa.

Todo esto le pasó a Vicente Fox. Perdón si alguien pensó que era Barack Obama.

SACIAMORBOS

Por razones “misteriosas”, la columna de ayer, titulada “La esposa, el hermano y la hija”, en un periódico de Coahuila se encogió y quedó sólo en “La esposa y la hija”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2