×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
26 Julio 2018 04:00:00
Obras buenas, mal pagadas
Las buenas acciones siempre indican por sentido común que serán siempre bien recompensados. Aunque no siempre esta regla se aplica en todos los casos ya que en ocasiones contrario a ello hasta en cierto punto son castigados injustamente.

Este fue el caso de una asociación independiente quienes sin ningún fin de lucro rescatan a los animales callejeros, particularmente perros, en uno de los pocos municipios que cuentan con un Centro de Control Canino, ya que, aunque suene inverosímil, solamente cuatro municipios de los treinta y ocho que hay en Coahuila, cuentan con uno. Siendo solamente los municipios de Torreón, Saltillo, Piedras Negras y Monclova los que cuentan con estos centros.

Una asociación que apenas inician de manera desorganizada y sin permiso alguno por ser primerizos, ha sido su novatez con noble causa motivo por el cual las autoridades locales de uno de estas cabeceras municipales que cuentan con Centro de Control Canino, les ha resultado más fácil aplicarles multa hasta de 15 mil pesos por no contar con la licencia de funcionamiento, licencia de uso de suelo, así como la falta de licencia sanitaria.

Sin embargo, esta agrupación de ciudadanos coahuilenses, hartos de la deficiencia y apatía por parte de las autoridades de ponerle fin a un tema que ya es considerado como problema social que son los perros callejeros que sus dueños irresponsablemente han abandonado a su suerte, en donde se ha tenido como resultado la mordedura a niños, niñas, mujeres, y toda aquella persona que camina en su paso.

Pero no siendo suficiente con ello la contaminación de sus excrementos, orines y desechos regados por las calles después de destrozar las bolsas de basura que la misma gente pone en los días de la recolección de la misma por parte del municipio, es la fuente de alimento para estos perros abandonados por sus dueños.

Estos son los principales problemas existente de los perros callejeros y que de una u otra manera esta asociación está haciendo la labor de las autoridades, y que gracias a la falta de óptica y creatividad del Ayuntamiento, les resulta más fácil recaudar que solucionar, ya que dicha asociación rescataba a un animal callejero, lo esterilizan y luego los ponen en adopción, en espera de que logren acomodarse en algún hogar en lugar de que sean maltratados por la misma gente, envenenados, o simplemente atropellados deliberadamente.

La falta de creatividad por parte de las autoridades locales de uno de estos cuatro municipios que cuentan con un Centro de Control Canino, en lugar de multar debieron de haber sumado esfuerzos en donde sin algún costo para la Presidencia Municipal, se pudo haber hecho una acción en conjunto para poder ir erradicando un problema que ya por sí mismo se ha perdido el control, ya que dicho Departamento ni cuenta con el presupuesto, ni el personal suficiente para poderle hacer frente a la ciudad.

Es imposible para cualquier perrera municipal del Estado, poder tener cobertura en una ciudad donde no existe la cultura de la responsabilidad de los canes, cuando la mayoría son abandonados por diferentes circunstancias, ya sea porque no tienen tiempo para dedicarle al animal, o no tienen la economía para sus vacunas, así como sus alimentos y otras de las irresponsabilidades por las cuales somos los mismos ciudadanos quienes provocan la población canina dentro de las colonias y ciudades.

También la falta de cultura de la esterilización de estos animales domésticos hace imposible el control sanitario por parte de las autoridades que al ver cuando se enciende un foco rojo por la sobrepoblación canina en algún sector queremos que actué siendo imposible por la falta de recursos y personal para solucionar el problema.

Las labores altruistas en lugar de ser castigados deberían de ser premiados, con una buena orientación y apoyo por parte de las autoridades para que logren organizarse de manera correcta y sin costo alguno, ya que se trata en este caso combatir un problema social no solamente sanitaria, sino ya hasta de integridad para los peatones de cualquier edad.

Por lo pronto ante el cubetazo de agua helada que recibió esta organización particular que al parecer han decidido ya no continuar con el rescate de animales callejeros, la Presidencia Municipal dejó escapar una oportunidad más para poder solucionar un problema en conjunto, es decir, entre autoridades y la comunidad, algo que no es muy común ver hoy en día. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2