×
Arturo Guerra LC
Arturo Guerra LC
ver +

" Comentar Imprimir
27 Noviembre 2016 04:16:00
Obreros de la viña del Señor
En ocasiones sucede que los católicos no se acercan al sacramento de la confesión. Puede ser porque no saben bien qué es ni para qué sirve. O porque hace meses o años perdieron la costumbre y no se animan a retomarla. O porque les da pena. O porque creen que seguirán iguales después de confesarse. O porque consideran que es algo sólo para niños que van a hacer su primera comunión o para dos novios que están a punto de casarse por la Iglesia…

Y a veces es porque no encuentran a un sacerdote para confesarse. Preguntan, buscan y no dan con un sacerdote que pueda confesarles. Esto último se debe, en parte, a que la mies es mucha y los obreros pocos; a veces los sacerdotes quisieran atender más almas pero necesitarían días de 40 horas y un par de pies más…

Los sacramentos de la Iglesia son de Jesucristo. Le costaron sangre. Poco después de las 3 de la tarde del primer viernes santo en el monte Calvario, unos soldados romanos se acercaron a romper las piernas a los tres crucificados para que terminaran de desangrarse y murieran. Pero al llegar a Jesús, se dieron cuenta de que ya había muerto, así que sólo le clavaron una lanza en el costado como para certificar que estaba del todo muerto. Cuenta el evangelio que, al penetrar aquella lanza en el costado de Cristo, al instante salió sangre y agua. Muchos escritores de la Iglesia de los primeros siglos identificaron ese gesto póstumo del corazón de Cristo con el nacimiento de la Iglesia y con la fuente de la que brotaban sus sacramentos. Se puede decir que los sacramentos vienen directamente del corazón de Cristo y son el fruto maduro de los méritos infinitos de su pasión, muerte y resurrección. Los sacerdotes no somos más que instrumentos del Señor para que esas últimas gotas de sangre y agua del corazón de Cristo sigan tocando a lo largo de los siglos cada alma necesitada de curación y de perdón.

Es cierto que el mundo tiene muchos problemas, que los sacerdotes no podremos resolverlos todos y que muchos son los proyectos que se pueden realizar para sembrar el bien en el mundo, pero está claro que cuando los sacerdotes nos ponemos a confesar estamos contribuyendo significativamente a desenraizar las raíces más profundas del mal en el mundo. Porque es en el fondo del corazón donde una persona entra en diálogo con el mal, le da la bienvenida, lo maquina y termina cometiéndolo. Y el corazón que opta por un mal –sea chico, mediano o grande– es un corazón herido. Y un corazón herido, tarde o temprano, siente un hambre muy intensa de perdón, de rescate, de reconciliación, de sangre y agua de Cristo.

Por eso yo creo que la empresa más ambiciosa y profunda en este mundo es dejar que Dios te cambie el corazón y ayudar a Dios a que transforme el corazón de otras personas. Los sacerdotes haremos un gran bien y estaremos cambiando más el mundo, si todos juntos nos decidimos a dedicar más tiempo a confesar, de manera que facilitemos la reconciliación de las personas con Dios y entre sí.

Hace algunos años en una conferencia, un obispo anciano comentaba que de joven, el día de su ordenación sacerdotal, le pidió a Dios una gracia: la gracia de nunca negar el sacramento de la confesión a alguien que se lo pidiera. Y con una gran sonrisa concluía diciendo que hasta ese día de la conferencia el Señor le había concedido esa gracia y que esperaba morir diciendo lo mismo.

Si está en nuestras manos y no media un obstáculo serio, nunca digamos que no a una persona que quiera confesarse. No es lo mismo decir a un penitente: “disculpe, los fieles esperan el inicio de la misa, si quiere venga al final y le confieso”, que decirle a otro penitente: “no, no puedo confesarle porque tengo un juego de dominó muy importante, así que váyase a otro lugar a ver si tiene suerte…”

Carlos Marx terminó el manifiesto de su revolución con aquella frase: “¡obreros de todos los países, únanse!” Yo creo que, al fin y al cabo, los cristianos también tenemos nuestra revolución –que no es de odio ni de derrocamientos violentos– sino de fe, esperanza, caridad, perdón y reconciliación:

¡Obreros de la viña del Señor, sacerdotes de todos los países, confesemos!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2