×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
26 Julio 2017 04:00:00
Ojo por ojo… ¿diente por diente?
¿Cuánto estamos dispuestos a hacer para defender nuestra persona, patrimonio y/o familia? La percepción y aplicación de lo que conocemos como “legítima defensa” ha cambiado últimamente no sólo en México, sino que alrededor del mundo también. Para esto podemos encontrar muchas razones, aunque podemos estar seguros de que una de ellas, quizás la más importante es que los índices delictivos han aumentado de una manera alarmante; incluso con las medidas que la ciudadanía y las diferentes administraciones públicas han tomado.

Uno de los países en donde está permitido portar y utilizar armas de fuego en legítima defensa es Estados Unidos. Hay muchos casos en los que está permitido por la ley utilizar un arma de fuego; invasiones a hogares, robos y diferentes formas de ataques. Ciertamente, y como mencioné anteriormente, los índices de delincuencia son altos por lo que se tomó una medida que genera opiniones opuestas, pero que se utiliza con frecuencia. Además, de acuerdo con algunas investigaciones hechas en dicho país, la ley se respeta y son casos aislados los cuales terminan de una manera trágica.

Medidas similares se han tomado en algunos estados de la República Mexicana, debido a que se considera que los ciudadanos tienen derecho a defenderse a sí mismos, a su patrimonio y a su familia. El primer estado en reformar su Código Penal fue Nuevo León. Ahora, la legítima defensa incluye dañar, lesionar e incluso matar a un asaltante sin que haya consecuencias para la persona que se defendió. Medidas similares siguieron los estados de Baja California Sur y Guanajuato ya que se argumenta que el ciudadano debe estar seguro de que no será castigado al momento de defenderse.

Por otro lado, también hay estados en donde se pretende seguir esta ruta legal. Este tipo de cambios han sido propuestos por empresarios, diputados de los congresos locales y la ciudadanía en general. En Tamaulipas, uno de los estados más golpeados por la violencia, el Código Penal actual defiende más al delincuente que al afectado por lo que los diputados quieren hacer una reforma a la ley como en Nuevo León. Sorprendentemente no son pocos los estados que quieren seguir esta nueva tendencia legal, como Jalisco, Quintana Roo, Baja California y Tabasco.

Uno de los estados donde el tema se ha puesto sobre la mesa de igual manera es Coahuila. A pesar de que en nuestro estado los índices de delincuencia han bajado considerablemente durante los últimos años, esta nueva regulación se ha estado promocionando. Esta regulación podría tener un impacto muy grande dentro de la sociedad en la que vivimos; por esta razón, es importante que expertos en el tema y la sociedad misma opine a través de diversos mecanismos de participación ciudadana. En caso de que este tipo de regulaciones esté presente en nuestro estado, sería fundamental brindar capacitación y una serie de pruebas de perfil psicológico para que exista un reglamento y se tenga una regulación como prevención a cualquier evento que pudiera terminar de una manera trágica.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2