×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
16 Junio 2018 04:00:00
OJO: van hackers por su lana
El robo millonario al SPEI, el sistema de pagos electrónicos del Banco de México, me dejó con los ojos cuadrados.

Una operación digna de una película de Hollywood: robo de claves, desvío a cuentas de cómplices y una operación con decenas de “mulas” que sustrajeron unos $300 millones de pesos en 900 retiros.

Meses de planeación y trabajo que combinan técnicas de alta tecnología con trabajo de a pie. El ejemplo perfecto de una gran amenaza para personas, empresas y gobiernos: los hackers.

“Para el año 2019, los costos globales del cibercrimen alcanzarán los 2 billones (millones de millones) de dólares anuales”, señala un impactante reporte reciente de la OCDE.

Váyase de espaldas: ¡sería dos veces el PIB de México todos los años! Ah, y los daños se habrían cuadriplicado en apenas 5 años.

Nadie está libre de esta amenaza que afecta desde gigantes corporativos hasta a pequeñas empresas. ¿Y sabe por qué? El mecanismo de contagio es omnipresente: basta que una PC o dispositivo móvil esté conectada a la Red. Con eso, el hacker está listo para ir por su lana.

De acuerdo con una encuesta global, el costo promedio de un ciberataque en Estados Unidos (EU) es de 21 millones de dólares; en Alemania, 11 millones y en Japón, 10. Atracos que no requieren balazos ni escapes al estilo Bonnie & Clyde.

Los bancos son blanco preferido y han sido víctima constante de los hackers, que por ejemplo en el 2016 robaron 81 millones de dólares del banco central de Bangladesh atacando al sistema de pagos SWIFT (similar al SPEI, pero a nivel global). Pero el hackeo más espectacular a bancos se dio a conocer en el 2015: ¡mil millones de dólares de más de 100 instituciones financieras en 30 países!

Otro botín muy codiciado es su información. Claro, pues robar identidades o passwords es igual a robar más lana.

El hackeo a Yahoo revelado en diciembre de 2016 encabeza la lista del robo de identidades. De locos: ¡3 mil millones de cuentas! Otros casos notorios: mil 400 millones de cuentas de la base de datos de spam de River City Media, mil millones de cuentas del sistema de identidad biométrica Aadhaar, 191 millones del sistema de votantes de EU, 146 millones del cuentas de Equifax y 117 millones en LinkedIn.

Los hackers pueden ser ir desde un nerd solitario hasta operaciones perfectamente estructuradas y patrocinadas por países que, otra vez como en las películas, buscan desestabilizar a sus enemigos.

“El ejército cibernético de Corea del Norte, por mucho tiempo visto como una amenaza de seguridad de nivel medio, se está transformando en una de las máquinas de hackeo más sofisticadas y peligrosas del mundo”, explica un reportaje reciente del WSJ.

El diario reseña cómo esta unidad (que por cierto podría ser responsable del robo de Bangladesh) busca botines para compensar posibles sanciones económicas de EU si fallan las negociaciones.

“Los funcionarios surcoreanos estiman que su país es blanco de 1.5 millones de intentos norcoreanos de hackeo al día”, explica la nota. Qué locura: 17 ataques por segundo. y todos los días.

El rotativo identifica a estos ejércitos globales por sus nombres: Lazarus Group (Corea del Norte), Sofacy y Turla (Rusia), OilRig (Irán) y Carbanak, de múltiples países. Ufff, ya adivinó: ¡de película!

Los hackers generalmente buscan una forma de infiltrar los sistemas de sus víctimas a través de trucos para que algún usuario inadvertidamente les dé acceso.

Ya adentro planean sus ataques. Uno muy común es el “ransomware”: bloquear información sensible de la empresa y exigir el pago de un rescate para liberarla.

¿Qué hacer? Tres recomendaciones básicas:

1. Actualice parches de seguridad en computadoras y dispositivos electrónicos. De kínder. y pocos lo hacen.

2. Tenga mucho cuidado con correos donde le pidan su clave de parte de su banco, gobierno, etc.

3. Active notificaciones de correo o móviles en su banco.

Ni lo dude: agregue a los hackers a su lista de preocupaciones. Son una amenaza que crecerá irremediablemente. Si no cuida su cartera, ya sabe quién vendrá por su lana. Sobre advertencia no hay engaño. En pocas palabras. “En un mundo de ladrones el único pecado es la estupidez” Hunter S. Thompson, periodista estadunidense


@jorgemelendez


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2