×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
29 Agosto 2017 04:00:00
Olvidan la canción de “Heidi”
Cada vez es menos recurrente no solo recordar un día a las personas de las tercera edad en donde es evidente que este sector de la población cada vez queda más vulnerable con el desprecio del olvido en donde el Día del Abuelo promovida principalmente por la ONU como el Día Internacional de las Personas de Edad siendo elegido por la mayoría de los países latinoamericanos el día 26 de julio, sin embargo, en México se celebra el 28 de agosto gracias al locutor Chihuahuense Edgar Gaytán, a principios de los años noventa.

Fueron muy pocos quienes se acordaron lograr hacer a un lado su egoísmo de descansar y con suerte algunos papás les recordaron a sus hijos la celebración del “Día del Abuelo” y otros prefirieron motivarlos con una llamadita para felicitarlos.

Es alarmante que solamente el 20 % de la población en Coahuila es de jóvenes, es decir, un poco menos de las tres cuartas partes pertenecen a un grupo de adulto junto con los de la tercera edad.

Para algunos es considerada como preocupante la poca juventud que está creciendo sin valores o de una manera irresponsable con embarazos a muy corta edad y sin ningún sentido de las responsabilidades y obligaciones que conlleva a la procreación sin ningún método anticonceptivo o simplemente con un sentido de planeación responsable porque ya sería mucho pedir que comprendan el concepto del amor.

Cada día este sector de la población, es decir, la tercera edad; está quedando más vulnerable y víctimas del maltrato físico y sicológico por la deformación de nuestra cultura de seguridad que todo está enfocado a ello, dejando en el olvido a la gente de la tercera edad como algo inservible e inútil, resultando en algún sentido un estorbo para la familia o simplemente una carga más para sostener en atenciones médicas y un plato más que alimentar dentro del núcleo familiar.

Por eso muchos de ellos son abandonados y enviados a otros lugares como “casas de reposo”, coloquialmente conocidos como la casa de los ancianos, y cuando no se tiene dinero, pues ahí andan paseando entre las casas de los familiares o en un cuarto aislado fuera del contexto del núcleo familiar. Y una televisión como la mejor compañía que puede tener a su lado y sin ser molestados durante horas del día más que solamente la hora de sus alimentos.

Estos grupos son los que cuentan con mayor suerte porque existen otros que son maltratados físicamente, y abusados financieramente cuando son adueñados de los dineros que lograron ahorrar para su vejez o haciendo uso de alguna pensión, o jubilación otorgado por el gobierno.

En otros casos son víctimas de los abusos e irresponsabilidades de sus propios hijos, hipotecando su único patrimonio que es la casa, rematando todos sus bienes sin ningún consentimiento o argumentando un cuento chino para convencerlos que se trata de lo mejor para ellos para que firmen los papeles.

Para la gran mayoría de la población en general en el país el Día del Abuelo en México, su regalo y compañía fue la soledad y el recuerdo de que alguna vez que en su juventud fueron productivos, amorosos, comprensivos, llenos de talentos, y una vitalidad de un león para comerse al mundo.

Toda la comunidad tiene que trabajar muy duro para hacer cultura sobre las personas de la tercera edad, para que no sea solamente la celebración de un solo día acordándose de ese sector de la población, sino que hay que respetarlos y honrarlos todos los días, porque no podemos dejarlo todo a responsabilidad y buenas obras que cada DIF estatal y municipal de cada una de las entidades del país hacen cada año, porque es una pesada labor para dejárselas a las autoridades municipales y estatales a que lo hagan sino diario, cada año y es muy injusto por parte de la sociedad pretender dejar todo a las autoridades como obligación porque a eso se le llama egoísmo y ser mal agradecido.

Recordemos que los abuelos están llenos de sabiduría, pero tal parece que los jóvenes ya se olvidaron de la famosa canción de la serie de caricaturas de Heidi, “abuelito dime tú”. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



top-add