×
German Martínez
German Martínez
ver +

" Comentar Imprimir
23 Julio 2012 03:00:22
Oswaldo Payá y el PAN
¿El PAN "no" asistirá a la toma de posesión del nuevo presidente de la República? ¿Qué desfiguro es ése? ¿Acaso los panistas ya mandamos al diablo a la instituciones del país? ¿Permutamos el diálogo con el PRI, por compartir el berrinche con el PRD? ¿Vamos declarar "presidente espurio" a Enrique Peña Nieto?

Esa intentona, ocurrencia o calculada estrategia de anunciar que el próximo Consejo Nacional panista deliberará el asunto de "la asistencia 'o no' de los legisladores del PAN a la toma de protesta del nuevo gobierno" (boletín de prensa, 16 de julio de 2012) no es un asunto menor, ni anécdota, ni chistorete de ocasión.

Imaginar, escribir y publicar, oficialmente, desde el Comité Nacional del PAN, la posibilidad de sabotear al nuevo presidente de México es jugar con fuego. Quienes lo hicieron, aunque en declaraciones ulteriores hayan matizado o corregido, confesaron su capacidad maquiavélica de colocar al partido al borde del abismo; con el fin, creo yo, de escurrir el bulto de su responsabilidad, mantenerse en el mando a cualquier precio y evitar una reflexión serena de las causas de la derrota electoral. (Además, olvidaron la reforma al Artículo 87 constitucional que permitirá rendir protesta en la Suprema Corte).

Quebrar el principio fundamental, demostrado en toda la historia panista, de que la lucha por el poder debe situarse, siempre, en el marco de la ley, y el respeto a la decisión de la instituciones de la República, sería firmar la propia sentencia de muerte del partido.

El PAN no debe olvidar la memoria y el legado del líder opositor cubano Oswaldo Payá Sardiñas, fallecido ayer en la isla.

Oswaldo Payá, Vicepresidente de Honor de la Internacional Demócrata de Centro, construyó una propuesta ciudadana de cambio político en Cuba, precisamente a partir, y no en contra, nunca en contra de la propia Constitución cubana. Esa iniciativa pacífica de reforma política, impulsada por miles de ciudadanos cubanos se llamó Proyecto Varela, y le valió a Payá el reconocimiento del Parlamento Europeo, al otorgarle el Premio Sajarov a la defensa de la libertad y los derechos humanos en el año 2002.

Entonces el régimen castrista lo dejó salir y viajar a Estrasburgo, para recibir el galardón. Aprovechó el viaje para visitar varios países, entre ellos México. Payá dictó una conferencia en el PAN, después algunos panistas fuimos convocados por Luis Felipe Bravo Mena a comer con él, en un patio del edificio de Coyoacán.

Con una paz interior y serenidad admirable, habló de su Proyecto Varela. Siempre enfatizó la necesidad de ganar autoridad a partir del apego a la ley, así haya sido dictada esa norma por el régimen comunista de Fidel Castro.

Comentó, sin ningún ánimo de venganza, ni odio en sus ojos, el dolor de los presos políticos y la experiencia de su familia frente al terror y la represión castrista. Recordó al sacerdote Félix Varela, forjador de la independencia y soberanía cubanas. Y sostuvo que apartarse de la la ley, en el reclamo del respeto a los derechos humanos, generaría más opresión y más injusticia. Nunca dudó que en su Proyecto Varela cabían todos los cubanos sin excepción.

Fue varias veces candidato al Premio Nobel de la Paz, alguna vez lo propuso el presidente checo Václav Havel. "Los cubanos no podemos, no sabemos, no queremos vivir sin libertad", sostenía. Y explicaba que la libertad sólo es posible en el respeto a los derechos fundamentales de todas las personas, y que estos derechos deben estar garantizados por un respeto a la ley, sin privilegios ni exclusiones.

¿Entenderá el PAN esa lección de acato, obediencia y sumisión a la ley cultivada por Oswaldo Payá? ¿Puede más el rencor antipriísta? En los últimos días la dirigencia panista ha dado señales de estar más cerca de los que, sin rubor, admiran a Fidel Castro, de los que nunca se han pronunciado por la libertad ni la democracia en Cuba.

Si vamos a olvidar a Oswaldo Payá, ¿por qué no, de una vez, se propone sumar al PAN a la asamblea de los violentos de Atenco para, también, impedir la instalación del Congreso?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2