×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
25 Noviembre 2020 04:07:00
‘Paisanos, no vengan…’
Escuchar Nota
Todos los años, en diciembre, las carreteras de Coahuila –y de prácticamente todo el país– se ven saturadas por las largas caravanas de paisanos. Vienen en sus camionetas, cargados de regalos, para demostrar lo bien que les ha ido en la conquista del sueño americano.

Vienen, también, con un solo anhelo: ver, convivir con sus seres queridos, familias y amigos, a los que no han visto en un año, y en algunos casos, en mucho más.

Pero en esta ocasión, bajo el imperio de la pandemia, las cosas deben ser diferentes.

El gobernador Riquelme anuncia que se pedirá a los paisanos no venir a Coahuila; que independientemente de la derrama económica que generan, son hoy un factor de riesgo para la propagación del Covid. Les pedirá que mejor se esperen para Semana Santa, por el bien de sus propias familias, y en realidad, de todos.

Pero sabe que no les puede prohibir que vengan o atraviesen Coahuila (aquellos con destino a otros puntos del país) y por eso se habrán de colocar filtros sanitarios en la frontera de Piedras Negras y Acuña.

Y cabría preguntar si el Gobernador exagera con este llamado para que no vengan los paisanos. Bueno, pues la información disponible nos dice que no, no exagera.

El propio subsecretario de la 4T, López-Gatell, reconoce que los contagios se producen mayormente ahora en las fiestas y reuniones, en cualquier lugar donde se registren aglomeraciones. Y cito: “nos podemos infectar en cualquier espacio público donde concurren personas y también en el espacio familiar, ya sea una fiesta con pocas o muchas personas, una boda o un bautizo”.

Si, entre más personas convivan, se junten, mayor el riesgo, y a eso vienen precisamente los paisanos, todos los años, a convivir con familiares y amigos. Esta vez debe ser diferente, como todo en este 2020, el año del Covid.
Imprimir
COMENTARIOS