×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
27 Agosto 2016 04:00:20
PAN, gays, mujeres y TEPJF
Hace un par de días escribimos sobre la llegada de Javier Bolaños a la presidencia de la Mesa Directiva en San Lázaro. A mí, como lo anoté en este espacio, me extrañó este nombramiento porque Margarita Zavala es hoy la aspirante presidencial puntera en todas las encuestas, y Bolaños, ciertamente, está posicionado como parte de ese yunque nada progre. Hace un par de meses, lo vuelvo a decir, estuvo en Cuernavaca acompañado por diputados locales y hasta del obispo de la ciudad, Ramón Castro, en una movilización en favor de la “familia”, en contra de la aprobación de una legislación que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Así lo reportó La Jornada en aquella ocasión: “Unas 15 mil personas marcharon ayer por avenidas de esta ciudad para manifestarse contra el matrimonio entre personas del mismo sexo (...) Entre los asistentes estuvieron el obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro, diputados locales del PAN, el federal Javier Bolaños, el dirigente estatal panista Juan Carlos Martínez Terrazas...”.

Platiqué con Bolaños en Excélsior Televisión, y le pregunté lo que me ha estado dando vueltas en la cabeza desde que la iniciativa sobre matrimonio igualitario fue enviada al Congreso por EPN, y ante la negativa de tantos porque esta sea discutida:

–¿Qué pasaría si alguna de tus tres hijas o tu hijo algún día te dice que le gustan las personas de su mismo sexo?

“Lo abrazaría, porque es mi hija o hijo. Y, además, encontrarían en mí el cariño y el acompañamiento que un padre le debe a sus hijos. Eso no me implica ningún problema…”.

–Entonces, estarías a favor de que se casaran ante el Estado mexicano como te casaste tú con tu mujer...

“Mira, en el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo, que se ha discutido mucho, debo decirte que yo no tengo ningún problema con personas que tienen ideas diferentes a las mías…”.

El tema es que cuando se habla de temas referentes a las libertades de los individuos, a algunos legisladores les sale la piel de las ideologías religiosas. Ya les pasó a los priistas y hasta a los morenistas. Pero resulta importantísimo que desde el Congreso se nos asegure que lo que sea que esté en agenda sea discutido con total libertad, pero respetando esa laicidad, que es parte fundamental del Estado mexicano.

“Hablando como presidente de la Mesa Directiva, yo estaré muy atento a las agendas parlamentarias que presente cada grupo, para darles el trámite que corresponda y ser un facilitador de estos trámites (...) No van a encontrar en la Mesa Directiva ni en su presidente ni atascos ni obstáculos ni mucho menos (...) Estoy bien consciente que debo salvaguardar la pluralidad del Congreso que estoy representando...”, me dijo al final Bolaños. Ahora sólo es cuestión de echarle lupa a todo lo que llegará a la mesa de discusión del Legislativo.

ADDENDUM. Y hablando de progresismo (o la falta de), finalmente hay terna con 21 candidatos y candidatas para integrar al próximo grupo de magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Pero, ¡oh, sorpresa!, de lo seleccionado por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, del total de los nombres enviados al Senado para su aprobación, sólo hay seis mujeres:Claudia Mavel Curiel López, Berenice García Huante, Silvia Gabriela Ortiz Rascón, Janine Madeline Otálora Malassis, María del Pilar Parra Parra y Mónica Aralí Soto Fregoso. ¿Otro Club de Tobi para los próximos años? Serán quienes vigilarán y resolverán cualquier tema relacionado con la próxima elección presidencial. Con una mujer aspirante puntera en las encuestas, ¿no es ya momento de equilibrar la balanza en el tribunal?

Y es que, actualmente, de las siete sillas disponibles, hay una vacante y sólo una ocupada por una mujer, Magda María del Carmen Alanís Figueroa. Los ministros de la SCJN deben tener muy presente que deben garantizar la inclusión de, al menos, dos mujeres en el máximo tribunal electoral del país y para lograrlo (que al menos dos de estas siete sillas sean ocupadas por mujeres) la única opción realmente y sin espacio para las malas interpretaciones será que los ministros de la SCJN integren dos ternas solamente de mujeres. Cualquier otra posibilidad suena a malintencionado y misógino descarte.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2